¿Tienes síndrome de abstención por el final de Luis Miguel: la serie? ¡Nosotras también!

Juliana Abaunza analiza la primera temporada de la exitosa serie de Netflix para Latinoamérica y las posibilidades que quedan para la segundna temporada. Una mirada directo a El Sol, con perspectiva de género.

Volcánica Luis Miguel Luis Miguel: la serie Luismi Netflix P369 v3 volcanica

Luis Mi La Serie

Hace más de una semana se acabó Luis Miguel: la serie, y más de una, entre esas yo, estamos pasando por el síndrome de abstinencia. Me pregunto si serán así los meses que quedan hasta que se estrene la segunda temporada el otro año, viendo videos en YouTube que comparan escenas de la serie que son casi idénticas a los momentos de la vida real, impresionándome con las versiones originales que grabaron para la serie (porque la disquera no les dio los derechos) y googleando toda la información disponible sobre la vida del Sol de México. Sé que no soy la única que siente el LuisMi-vacío en su vida; para llenarlo, decidí escribir esto.

La serie de Luis Miguel llegó inesperadamente a las pantallas latinoamericanas, o bueno, al menos yo no me la esperaba. Cada semana sumaba más y más espectadores que con ansias prendían el televisor (o el computador) cada domingo para ver qué había pasado en la vida de Micky. Con la ayuda de flashbacks que se intercalaban con la historia del “presente” -o sea, los años 90-, nos enteramos cómo fue que Luis Miguel empezó en la industria de la música, cómo su papá lo explotó y al mismo tiempo lo convirtió en la superestrella que es y cómo el pobre Luis Miguel, niño/adolescente/adulto, se ocupa de (o ignora) todos sus problemas.

Los traumas de Luis Miguel el personaje de ficción, que son muchos, tienen dos raíces muy fáciles de identificar: su mamá y su papá. Empecemos por ella. La historia de LuisMi en la serie está inevitablemente ligada al misterio de qué pasó con su mamá. Personas que han sido fanáticas del cantante mexicano desde hace años, sabían desde siempre que no se sabe bien qué pasó con Marcela. Pero algunos de los que vimos la serie no sabíamos nada y teníamos la esperanza de que nos resolviera el misterio. Había incluso una teoría conspirativa que decía que la serie era la forma en la que LuisMi por fin iba a contar qué era lo que había pasado. Pero en la primera temporada no fue.

*Spoilers*

El final de temporada nos dejó con un cliffhanger, esa forma (insatisfactoria, en mi opinión) de dejar al televidente esperando más y muriendo de la curiosidad por lo que pasará más adelante. ¿Por qué pienso que fue mala idea dejar la respuesta de la investigación del Mossad para la otra temporada? Porque habría sido mejor responder los dos interrogantes de esta temporada, que eran: cómo iba a terminar la relación de Micky y Luisito y qué había pasado con Marcela. Uno sí se respondió, pero para el otro les faltó poner un letrero grandote de “JEJE, PARA SABERLO ESPERA HASTA LA OTRA TEMPORADA”. Habría sido mejor que fueran directos, que nos hubieran contado lo que saben y que se acabara el capítulo.

Pero no, para saber tenemos que esperar, ¿un año?, ¿año y medio? No se sabe bien. Sea como sea, para cualquier persona con acceso a Google está claro que Marcela (al menos la Marcela de ficción) la está muerta. Y para todas las feministas, está claro que lo que ocurrió fue un feminicidio. ¿La mató Luisito con sus propias manos o la mandó a matar o la llevó a una sobredosis? Sea como sea, feminicidio. Todos los antecedentes de control, abuso, y hasta un motivo: el control de la carrera de su hijo, apuntan a esa explicación. En 1986 no existía el tipo penal ni existía el lenguaje para poder hablar de eso. Y sobre todo, hablar de eso abiertamente en esa época habría significado un problema para la carrera de Luis Miguel, quien despertaba simpatía por tener una madre ausente, pero no habría podido resurgir de la historia de una madre asesinada víctima de violencia intrafamiliar

Y hablando de la carrera de Luis Miguel y de la muerte de Marcela, es obvio que tenemos que hablar del villano de esta historia: Luisito Rey, el hombre más odiado de Latinoamérica en este momento. Es costumbre que en las telenovelas debe haber héroes impolutos y villanos de alto contraste y Luis Miguel: La serie no es la excepción. Pero aunque a LuisMi lo pintan como un príncipe y a su papá como el macho más tóxico del planeta, hay que pegarle una repasada a los hechos para ver la verdad entrelíneas.

Como ya dije, la serie fue aprobada por Luis Miguel, así que no es sorpresa que lo hagan quedar muy bien. Para interpretarlo, se consiguieron a Diego Boneta, un man imposible de odiar, con cara divina y nalgas para admirar. Entonces a veces, viendo la serie, es fácil embobarse con la cara del LuisMi ficticio y no caer en cuenta de que realmente tiene unos comportamientos muy de macho.

Sí, Luisito Rey era un mentiroso, un irresponsable, un macho promiscuo, un abusador y un oportunista que solo se preocupaba porque la carrera de Micky fuera exitosa. Pero nuestro adorado protagonista heredó muchas de las peores características de su padre. Micky miente, no se hace cargo de su hija, casi mata a una fan manejando como un loco, se coge a cuanta vieja se le atraviese  y analiza fríamente qué tanto cada uno de sus movimientos va a afectar su carrera. Como la serie tiene el visto bueno del Luis Miguel real, todos estos defectos no se discuten a profundidad.

El problema con aplazar lo de Marcela para la segunda temporada es que, cuando lo resuelvan en los primeros minutos del primer episodio, no quedará mucho por contar. La primera temporada fue sobre la desaparición de Marcela y sobre lo malo que fue Luisito; la segunda entrega tendrá que buscar entonces su propia identidad, sus propios temas. Y ojalá esos temas impliquen mirar a nuestro protagonista con más honestidad. El problema de la masculinidad tóxica tanto de Luisito como de LuisMi es que nunca se hacen autocrítica. Pero quizás en la segunda temporada por fin analicen todos los problemillas y cagadas que hizo LuisMi en su vida como resultado de esos traumas de la primera temporada con los que no ha lidiado muy bien. Con el vacío de villano que dejó Luisito Rey y si la serie decide comprometerse más con contar una buena historia que con promocionar la carrera de Luis Miguel podría darnos una grata sorpresa: ¿Quizás LuisMi se convertirá en su propio villano?

Juliana Abaúnza
/

Lleva varios años escribiendo sobre series de televisión y cine para revistas como Diners, Shock y Bacánika. Vive en Bogotá y es capaz de identificar la temporada según el corte de pelo de Buffy.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Eduardo Davila /

    05/08/2018 4:54 PM

    Este es el artículo más ridiculo que he leído de usted, estoy seguro que tiene capacidad de escribir sobre asuntos más interesantes.
    Utilice mejor su tiempo ya que capacidad tiene, no la desperdicie... consejo sano!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    30/07/2018 8:45 AM

    sindrome de "abstención"?
    desde los cincuentas se descubrió que la tele estupidiza y malversar un espacio y tiempo para luis miguel, con ese título como guinda, es el mejor ejemplo

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    27/07/2018 7:49 AM

    Y que pu tas me importa ese HDP!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Gabriel /

    26/07/2018 11:02 AM

    Si yo fuera el productor de la seria, haría una temporada en donde se hable de todas las novias que no salieron en la primera temporada y otra donde se cuente sobre los problemas financieros y subida de peso.

    Falta también hablar de los hijos que tuvo con Aracely Arambula. Solo espero que el tiempo de espera para la segunda temporada no sea de mas de un año.

    Saludos!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Carlos /

    26/07/2018 9:25 AM

    ¿Tiene que ver el público "objetivo" de cualquier programa de televisión o serie con la abstinencia? ¿Existe un público o audiencia objetivo para está serie en específico? y si existe tal cosa como esta audiencia objetiva ¿Cuáles son sus características? Sería igual o más interesante que analizar a los personajes (o tal vez no).

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones