14 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El negocio del IGSS con una empresa podría matar (literalmente) a 530 pacientes

Los riñones deben limpiar las toxinas. Cuando no lo hacen, hay una insuficiencia renal. Y cuando los pacientes no se tratan médicamente, se mueren. El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) acaba de cambiar a la empresa que atendía a 530 pacientes por una que no tenía centro de diálisis ni especialistas, en una licitación dirigida.

corrupción IGSS n246 P147 pacientes Recomendados salud seguro social vida

El kit de Pisa es distinto al anterior que recibían los pacientes.

Fotos: Carlos Sebastián

“Yo llevo con la enfermedad 22 años. Nunca me pasó nada malo. El viernes me toca (hacer cambio de la línea de conexión) pero tengo miedo de que me pase algo”. Josué Lima, de 52 años se detuvo ayer martes frente a la entrada de la emergencia del IGSS de la zona 9. Iba a visitar a sus compañeros, pacientes de enfermedades renales crónicas que fueron hospitalizados por infecciones. Todo sucedió desde que la empresa Droguerías Pisa de Guatemala, S.A. los empezó a atender.

Hace dos meses, el 20 de diciembre, el IGSS le adjudicó a Pisa los tratamientos de diálisis peritoneal contínua ambulatoria para 530 pacientes con insuficiencia renal. Es decir, llevar los tratamientos para los pacientes que tienen problemas con sus riñones y llevarle el medicamento hasta sus casas, muchas en pobreza extrema, incomunicadas en pueblos recónditos. Durante el proceso de licitación esa empresa de tres meses compitió contra la multinacional Baxter, que durante 6 años prestó el servicio a los afiliados al Seguro Social. Aunque no contaba con un centro de diálisis, ni especialistas, Pisa recibió el contrato por Q116 millones y subcontrató al Hospital Las Américas para usar sus instalaciones y personal médico.

Veinte días después de que haber empezado a “transformar a los pacientes” (cambiarles catéter y el equipo de diálisis para suministrar sus productos), la Procuraduría de Derechos Humanos ya recibió una denuncia por mala atención y baja calidad en sus medicamentos, y 6 de las personas que atendieron están internas en la sección de emergencia del IGSS.

Con ese panorama, frente a la entrada del hospital, Josué Lima caminó hasta nosotros. No cargaba más que una bolsa de plástico bajo el brazo y un listado de diez hojas con nombres y números de identidad (DPI) de 82 personas que ya habían ido a Pisa para cambiarse la línea, como llaman al catéter colocado en el lado derecho de su abdomen y que drena los líquidos que hacen que sus riñones funcionen.

Junto a los nombres de los pacientes, una pequeña descripción enumeraba las reacciones de sus compañeros a los nuevos servicios: dolores en el estómago luego de aplicarse suero, bolsas para diálisis rotas, fugas en el catéter, falta de información, alcohol en gel sin registro sanitario. Por cada ocho consultados para este reportaje, sólo uno respondió que estaba conforme.

Ayer Josué Lima fue a visitar a sus compañeros internos en el IGSS porque Pisa lo citó para el próximo viernes, día en que tendrá que hacerse una intervención para que se le cambié el catéter y reciba los medicamentos de la empresa mexicana. Pero tiene miedo. Miedo de una infección por falta de protocolos correctos, miedo de que su cuerpo no acepte otros medicamentos, que estos sean de baja calidad y que termine como sus amigos. Hospitalizado por una peritonitis.

El grupo de pacientes está organizándose para solicitar a la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) que intervenga e investigue el cumplimiento del contrato a cabalidad y que se les garanticen los mismos tratos y cuidados que tenían cuando eran atendidos por Baxter. La entidad ya está monitoreando y aún así Josué Lima, un hombre jubilado de escasos recuros, no tiene otra opción. Pronto se quedará sin bolsas para diálisis e interrumpir el tratamiento sería una condena de muerte.

 

 

El bastión del gobierno de Pérez Molina

El IGSS es ha sido uno de los bastiones del gobierno del presidente Otto Pérez Molina. Arrebató después de un intenso pulso su dominio al sector privado organizado. Entre los capítulos de la pelea estuvo la filtración de videos de abusos sexuales del expresidente del IGSS y miembro del CACIF, Luis Reyes Mayén. O cuando personal de seguridad de la Presidencia de la República tomó el edificio para cambiar las chapas. Todo para colocar al militar retirado Juan de Dios Rodríguez. Rodríguez es uno de los hombres más cercanos al presidente Pérez Molina. Tanto como la vicepresidente Roxana Baldetti o el exministro Alejandro Sinibaldi.

Entre los éxitos políticos de Rodríguez durante la administración del Partido Patriota ha sido ser el principal operador político para elegir jueces de la Corte Suprema o Fiscal General. Una labor de operador político del Presidente más que de presidente del Seguro Social.

El IGSS, además, ha sido uno de los motivos más agrios de disputa con periodistas para este gobierno. Significó, en parte, la ruptura de la amistad entre Pérez Molina y el presidente de elPeriódico, José Rubén Zamora, que denunció la toma del IGSS por parte del oficialismo. Una de las primeras acciones de Rodríguez fue detener la millonaria publicidad del IGSS en elPeriódico y pasarla a otros medios de comunicación impresos, como Prensa Libre, Siglo XXI o ContraPoder. Éste último, en menor proporción. Entre 2014 y 2015 han recibido Q142,584.28 en pauta, según informó su dirección.*

 

Rodríguez (izq) junto a Pérez Molina, hace dos semanas. Foto: IGSS.

Rodríguez (izq) junto a Pérez Molina, hace dos semanas. Foto: IGSS.

La victoria dirigida de Pisa

En mayo del 2014, el IGSS llevó a cabo la licitación para contartar este servicio. Las condiciones mínimas para adjudicar el contrato: médico y cirujano con especialidad en nefrología (en riñones), médico y cirujano con especialidad en cirugía, nutricionista, enfermera gradudada, personal paramédico de apoyo, personal administrativo, personal de servicios varios.

Las condiciones físicas mínimas también son mínimas para una empresa especializada en el tema renal. Sala de espera, clínica médica, dos cubículos de entrenamiento que cuenten con televisión, vídeo o dvd para capacitaciones, cubículo para pacientes infectados, cubículo para cambio de línea de transferencia, sala de operaciones y área de lavado quirúrgico, sala de recuperación, unidad de emergencias con equipo de resucitación cardiopulmonar, laboratorio clínico y de rayos X.

Por lo que pudo constatar físicamente Nómada, no cumple con casi nada de estos requisitos. En realidad, Pisa, que ya le proveía al Estado otro tipo de medicamentos por compras directas, pero no cumplía con ninguno de los requisitos, presentó su oferta con información y documentos de la cadena de hospitales privados Medax Hospital Las Américas, de nombre Medicina Corporativa, Sociedad Anónima, y con varias denuncias por la mercantilización de la medicina. Un reportaje periodístico lo describe.

En el año 2008, en México Pisa fue denunciada y señalada de proveer productos de mala calidad que habrían contribuído en el aumento de casos de infecciones y peritonitis a partir del cambio del equipo médico.

En Guatemala el mandatario legal es Carlos Alberto Revolorio Galindo y el representante es Franciso Mestre Álvarez. En Guatecompras también le aparecen Rodrigo Quintero Nungaray y Leyla Haydee Rivas Torres.

El 9 de septiembre del 2014, tres meses antes de ganar la licitación, José Domingo Fuentes Laylle, gerente general de Medax, firmó un contrato con Pisa para la utilización de un espacio en el Hospital las Américas. Así se instalaba y podía certificar en el IGSS de contar con todo lo necesario para suscribir el contrato. Según la información, Pisa alquilará todas las condiciones mínimas, desde la sala con televisión hasta la unidad de emergencias para resucitación de personas por el monto de Q7 mensuales. (No hay error: siete quetzales.)

“El objeto del contrato es la prestación de los servicios médicos y hospitalarios de diálisis peritoneal ambulatoria, y que Medax proporcionará en el lugar en donde se prestarán los servicios médicos y hospitalarios de diálisis peritoneal ambulatoria", señala el documento. Una carta de solvencia emitida por el IGSS y firmada por la Unidad de Estados de Cuenta y Liquidaciones finales hace constar que Pisa tiene operado el pago de contribuiciones al 31 de julio de 2014. Sin embargo, Pisa presentó como propia la copia del pago de planilla de Medax.

 

Pisa presentó papelería de Medax al IGSS.

Pisa presentó papelería de Medax al IGSS.

Pisa ganó la licitación porque se quedó como “única oferente”. Baxter quedó fuera de la competencia por “abandono del proceso”. Así lo decidió la Junta Licitadora del IGSS. En medio del proceso, le requirieron a ambas empresas que ampliarán la información respecto a su personal médico y que hicieran constar que sus horarios no se traslaparían si trabajaban en otras instituciones. Pero sólo se lo notificó a Medax-Pisa. Una hora después de que se venciera el plazo para entregar la documentación, Baxter fue notificada. Todas sus inconformidades y amparos fueron rechazados tanto en el IGSS como en una Sala de Apelaciones.

La empresa se resume en tres habitaciones

En una primera visita realizada por Nómada al Hospital de Las Américas, el personal del hospital nos envió a una sala de reuniones para solicitar información. Aunque el contrato estipula que los servicios deben brindarse durante ocho horas diarias de lunes a viernes, ese día a las 2 de la tarde, no había nadie. Nadie.

 

La oficina de Pisa en Medax-Américas, zona 14.

La oficina de Pisa en Medax-Américas, zona 14.

En otra visita, Oswaldo Vásquez, encargado de capacitar a los pacientes, nos explicó que dentro todo Medax, Pisa tienen tres habitaciones para realizar las esterilizaciones y cambio de línea, un salón para enseñar el método de aplicación del nuevo equipo médico y una sala de espera. Excepto por los tres cuartos, las otras áreas que mencionó, eran espacios abiertos a todo el público dentro del hospital.

Por su parte, Edgar De La Peña, gerente de ventas de Pisa Farmacéutica, accedió a ser entrevistado para aclarar las dudas y quejas de los pacientes renales. Inició la reunión diciendo que ve una "velada manipulación" de los pacientes. No especificó de parte de quién.

De 530 pacientes que les fueron remitidos, dice que 310 ya fueron “transformados” y utilizan sus productos. La empresa estableció como tentativa fecha límite para hacer los cambios de cáteter el próximo 15 de marzo. De no asistir el beneficiario pierde su derecho al servicio, afirmó.

Aunque nunca les hicieron exámenes de laboratorio o examinaron los expedientes médicos de los enfermos, Pisa hizo los cambios de catéter en las personas y 6 de ellas están internadas en el IGSS con infecciones. De La Peña se distanció de los casos y afirmó que no tenía la responsabilidad porque desconocían su situación clínica.

“Cuando llegaron acá con nosotros, se les hizo el cambio de la línea de transferencia sin nosotros conocer que ya tenían el proceso de infección latente. Carecemos de los expedientes porque no nos dieron los físicos porque son propiedad de la empresa anterior. Yo sí le puedo decir que nosotros estamos elaborando un nuevo perfil y un expediente para entregarlo al Seguro Social”, dijo.

Los enfermos de los riñones, con insuficiencia renal, deben seguir estrictos códigos de limpieza para evitar el ingreso de bacterias a su organismo. Los pacientes entrevistados por Nómada expresaron su preocupación (muy seria) porque Pisa no les entregue el kit de diálisis que incluye varios implementos, entre los que están paquetes de servilletas absorbentes para evitar que se toque el resto de los insumos con las manos. En Baxter mensualmente se les entregaban entre 5 y 7. Pisa no entrega nada.

Al ser consultado, De La Peña respondió: “¿Las servilletas? ¡qué lindos! Jajaja. Nosotros les indicamos dentro de las charlas que tenemos de capacitación, que las servilletas es un mito que se les vendió. Es un insumo no necesario para lo que es el proceso de diálización diaria. Las servilletas no garantizan un proceso de sanitización porque no vienen en envases que sean estériles. Las toman de una bolsa común y corriente de las que hay en los supermercados. ¿Qué garantía tienen ellos para saber si está estéril o no? Sirve solo para limpiar su área de trabajo”.

Es la técnica que hasta la fecha utilizaron 530 pacientes. Nicolás Salvador García, de Alta Verapaz, estuvo interno en el IGSS de su localidad durante 10 días. Su hija, Dina García, aunque no tuvo acceso al informe médico de su padre, cree que la falta de las servilletas (y de otros insumos) y la autorización de utilizar cualquier trapo de tela para manejar el equipo influyó en la trasmisión de bacterias e infecciones.

“En ningún momento en la técnica que hemos utilizado en más de 15 mil pacientes en México, se ha utilizado servilletas de papel. Las bases y requerimientos que hace el contrato no dice que tenemos la obligación de entregarlas. Eso es algo que a ellos les parece mágico, pero es una mentira. El antiséptico que les proporcionamos es bactericida”, insistió el gerente de Pisa.

 

El gerente de Pisa, De la Peña.

El gerente de Pisa, De la Peña.

Además afirmó que eventualemente un call center se contactará con los beneficiaros para programarles citas de seguimientos a sus casos. Pese a que el contrato se les adjudicó en diciembre, hasta hace unos días recibieron el diseño para los carnet de citas.

Las servilletas es la denuncia más pequeña en las primeras semanas en las que lleva operando Pisa-Medax en el IGSS.

Olga Marina Pop fue internada en el IGSS el domingo. Luego de hacerse el cambio de catéter inició con dolores en el estómago y fue trasladada a la unidad de emergencias. Al ser entrevistada dijo que la línea por donde el suero llega a sus riñones estaba rota. En Pisa negaron el extremo, pero la paciente afirmó que vio el artefacto dañado y que derivado de eso le fueron detectadas más de 400 bacterias. La denuncia que la PDH investiga fue presentada por su hermano.

Soraya de Macz, tras empezar a suministrarse el suero de Pisa, empezó a sentir dolores en el estómago. No está infectada, pero manifiesta dolencias. También afirmó que encontró bolsas de suero rotas dentro de los insumos que Pisa les distribuyó. Zulma Calderón, delegada de la PDH para monitorear el caso, afirmó que una paciente internada en el IGSS por peritonistis se encuentra en estado delicado. Los otros seis están recuperandose.

De La Peña aseguró que la empresa sí distribuirá los medicamentos a los pacientes en toda la República. Ayer, varios enfermos salían del Hospital Las Américas hasta con cuatro cajas grandes de medicina. El gerente de Pisa dijo que la entrega en los domicilios de los beneficiarios empezará este viernes.

Pedirán que se revise el contrato

Por anómalías en el proceso de contratación de Pisa y la subcontratación de Medax para la prestación del servicio, la organización Acción Ciudadana solicitará a Carlos Mencos, Contralor General de Cuentas, que intervenga, revise el caso y el cumplimento de cada uno de los requisitos establecidos.

Además solicitarán a la Junta Directiva del IGSS que verifique el contrato y que pida la lesividad del mismo, ya que consideran que es dañiño para los interés del Estado puesto que Pisa no contaba con toda la infraestructura física y de personal para poner en marcha la prestación del servicio.

“Para ganar el concurso Pisa subcontrató al Hospital Las Américas; esto obstaculizará la labor de fiscalización que el IGSS u otra organización requieran, ya que no se sabrá si es a Medax o al proveedor a quien deben solicitarle información. Además, eso es completamente prohibido por la ley y nunca debió aceptarse por el IGSS. En las bases nunca se especificó nada al respecto y Pisa declara que cuenta con todos los requisitos que les solicitan, y para comprobarlo lo que hace es adjuntar una copia del contrato privado firmado entre Pisa y Medax", enfatizó David Gaitán, de Acción Ciudadana.

Añadió que el IGSS trataba de beneficiar a la empresa Pisa porque no se tomó en cuenta el cruce de papeles con Medax.

Para el próximo miércoles 4 de marzo, se espera que la Procuraduría de Derechos Humanos emita una resolución al respecto, y determine si se está violando el derecho de salud de los pacientes que han resultado infectados. Zulma Calderón, encargada del monitoreo a hospitales de la PDH, afirmó que en una de las primeras visitas que realizaron, le hicieron a la empresa proveedora una serie de recomendaciones para mejorar el servicio ya que evidenciaron baja calidad en los procedimientos.

Por su parte, Álvaro Dubón, subgerente general del IGSS, aseguró que ya tenían conocimiento del caso, y que se designó a una comisión específica que verifique el cumpliento del contrato.

En relación a la petición de revisar las bases del negocio entre el IGSS y Pisa, Edgar De La Peña manifestó que actuaron apegados a derecho y que contaban con toda la potestad legal para subcontratar empresas. “Yo no veo un tema de corrupción. Acción Cuidadana tendrá que hacer una investigación real, honesta y transparente”.

Además, Pisa fue una de las empresas que felicitó al gobierno de Otto Pérez Molina un día después de la presentación del Informe de tercer año de Gobierno. Un suplemento de 16 páginas públicado en Siglo 21 y Al Día recogió las felicitaciones del grupo de empresarios para con el mandatario.

Mientras tanto, Josué Lima continúa conversando con sus compañeros internos. “Me preocupan los que están adentro porque ellos ya se hicieron el cambio de línea. No quiero que nos pase nada”. Su cita para el viernes sigue en pie.

* El 28/2/15 se agregó la última frase a este párrafo para rectificar que no es millonaria la pauta en esta revista semanal.

Leer más:

IGSS: tres pacientes renales muertos, quince infectados y #530enRiesgo

Caso Pisa: van 54 personas infectadas y 5 fallecidas; pacientes piden fin de contrato

Un soborno de Q18 millones que costó 13 vidas

Histórico: Jueza envía a la cárcel a todos los del caso IGSS, incluidos los poderosos

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


14

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    27/02/2018 5:48 AM

    […] tres años y dos días contamos una historia dolorosa con este titular: El negocio del IGSS con una empresa podría matar (literalmente) a 530 pacientes. El contrato con la firma Pisa, que no tenía la capacidad técnica para tratar a los pacientes con […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Anónimo /

    28/10/2015 12:08 PM

    Las escuchas dicen que alguién "pago más", pero ¿quién? ¿El que ganó la licitación? Aló Cicig!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    23/09/2015 9:06 AM

    […] Lea: 530 pacientes podrían morir (literalmente) por un negocio corrupto […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    11/06/2015 8:47 AM

    […] Un caso de corrupción en el IGSS por el que murieron 13 personas por un contrato fraudulento que implicó un soborno de Q18 millones. Está en prisión preventiva […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    05/06/2015 12:51 PM

    […] machucadas por casos de corrupción. Desde la pócima para limpiar el lago de Amatitlán hasta sobornos en el IGSS que acabaron con la vida (literalmente) de 13 […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Dos miembros de la Junta Directiva del IGSS, ahora encarcelados, cuestionaron contrato con Pisa /

    29/05/2015 12:40 PM

    […] “sobre el tema que se manejó recientemente en un diario de circulación del país y en la revista electrónica Nómada, en relación al problema de unos pacientes que tienen inconvenientes con […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    27/05/2015 4:03 PM

    […] caso, que fue sacado a la luz pública por Nómada a finales de febrero, inició con un grupo de pacientes renales que denunciaba a un medio y a la […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    22/05/2015 9:41 AM

    1

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    21/05/2015 10:41 AM

    […] Desde el IGSS, el gobierno del Partido Patriota construyó una estructura de corrupción. Por el caso que detuvieron hoy a 20 directivos –incluido Rodríguez– fue uno de Q116 millones ($15 millones) por el que cobraron un soborno de Q18 millones ($2.3 millones). Un negocio que costó la vida a 13 pacientes renales. A 13 afiliados a la Seguridad Social que pagaron su cuota (y sus patronos también) durante toda una vida laboral. Un negocio fraudulento que Nómada fue el primero en denunciar en febrero de este año. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ANONIMO /

    21/05/2015 10:22 AM

    […] El negocio del IGSS con una empresa que podría matar (literalmente) a 530 pacientes […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones