“Malditos científicos”

¿A dónde fue el respeto a la ciencia? Sigue siendo el motor de desarrollo en el planeta y por siglos había inspirado admiración y respeto. ¿Qué cambió?

Blogs avances científicos ciencia fraude científico Opinión P369
Esta es una opinión

Foto: Pexels

Recientemente conversaba con algunos de mis colegas sobre la mala imagen que la sociedad continúa teniendo sobre la ciencia y la desconfianza que crece día a día al escuchar sobre nuevos avances científicos y tecnológicos.

Una de las preguntas que me dejó pensando, y sobre la cual escribo este texto fue la que persiste a lo largo de este artículo: ¿a dónde fue el respeto a la ciencia?

En siglos pasados, un científico era visto como una persona de gran conocimiento, con la capacidad y el intelecto suficiente para investigar, experimentar y descubrir por medio de la ciencia. Esta, por consecuencia generaría más conocimiento y avances para la sociedad. Gobiernos y demás líderes alrededor del mundo recurrían a las mentes brillantes de la población en busca de consejos y soluciones a los problemas que atentaban en contra del bienestar social.

Quién iba a decir en ese entonces que esas grandes e importantes contribuciones, que en su momento fueron motivo de celebración, ahora las veríamos como parte del diario vivir. Y que en la mayoría de casos, ni siquiera nos damos cuenta de su existencia.

Hace unos días también me topé con un artículo en redes sociales que hablaba sobre un nuevo virus con la capacidad de ser transmitido de roedores a humanos. Uno de los comentarios llamó mi atención en particular: decía “malditos científicos”.

Quiero darle el beneficio de la duda a la persona que escribió tal comentario, pensando que esta persona interpretó la noticia como si alguien hubiera creado un virus, y habría puesto en peligro a la sociedad. Cabe mencionar que el artículo no hacíareferencia al origen del virus y se enfocaba principalmente en su transmisión.

Ese comentario llamó mi atención en especial porque me pregunte: ¿acaso esa persona no tiene conciencia de la cantidad de enfermedades virales a las cuales la ciencia les busca cura, y afortunadamente la ha encontrado en muchos casos?

Y lo que me parece más chistoso, ¿acaso esa persona no se da cuenta que gracias a algunos “malditos científicos” pudo poner sus manos sobre un dispositivo que le permitiócompartir su pensar con miles de personas más? ¿Acaso no pensó en el talento de quién diseño ese dispositivo, y los modelos matemáticos y algoritmos que le permitieron “postear” su comentario en cuestión de segundos?

¿En qué momento la sociedad se tornó en contra de las mentes que buscan el avance del mundo? A llamarlos nerds, come libros y otros insultos más vergonzosos. Y empezó a ver con buenos ojos y a querer imitar al individuo que sale de su carro en movimiento para bailar mientras se graba.

¿En qué momento decidimos tener la preferencia de ver la última historia de las Kardashian en Instagram y no prestar atención a los avances médicos, científicosy tecnológicos del momento?

Si bien es cierto, la manipulación de la ciencia y los pseudocientíficos existen.  Conforme pasa el tiempo, resulta mucho más difícil conocer en tu totalidad las investigaciones científicas. Pero no debemos olvidar que el mundo sigue avanzando gracias a ese pequeño grupo de personas que dedican su vida y aportan su intelecto a mejorar la calidad de vida de la población por medio de la ciencia.

No sé ustedes, pero cuando yo escucho sobre un científico, o bien una persona con más conocimiento que el mío, vienen dos palabras a mi cabeza: admiración y respeto.

Mi madre me decía que nadie nace sabiendo, ¿por qué entonces queremos pretender que lo sabemos todo? Y peor aún, ¿por qué quitamos mérito a las personas que sí se han esforzado y tomado el tiempo de aprender, de adoptar más conocimiento y poner en practica ese aprendizaje?

Quisiera tocar de manera breve el tema de Dios y su relación con la ciencia. Simplemente quiero decir una cosa: ni Dios debe ir en contra de la ciencia, ni la ciencia en contra de Dios. Como creyente, así como la mayoría de guatemaltecos y como científico, me siento afortunado de poder observar y tener un entendimiento más profundo sobre el universo que una persona promedio.

Si vemos el mundo como una creación de Dios, ¿acaso no es fortuna admirarlo de la forma en que solo la ciencia lo puede explicar? Por ejemplo, en donde una persona promedio mira un simple árbol, un biólogo se imaginará el transporte de agua y nutrientes de la raíz a la copa. En donde una persona promedio observa el vuelo de un avión, un físico se preguntará sobre propulsión, aceleración y demás elementos que permiten mantener el vuelo.

Personalmente, esto me suena a fortuna y si la ciencia nos ayuda a entender mejor el mundo en el que fuimos creados, ¿por qué elegiríamos darle la espalda? Suena ilógico, ¿no?

Preguntémonos entonces, ¿por qué hemos perdido el respeto, la admiración y la confianza en la ciencia?

Al final de cuentas la ciencia es parte de nuestro diario vivir, nos guste o no. Así que, estimados lectores, la próxima vez que padezcan de una gripe y vayan a la farmacia por un antigripal, piensen en las investigaciones científicas que permitieron desarrollar esa tableta que seguramente los hará sentir mejor.

La próxima vez que vayan al supermercado por frutas y verduras, recuerden que los cultivos de seguro necesitaron fertilizante a base de nitrógeno, uno de los avances más importantes en la historia de la ciencia y merecedor de un Premio Nobel en química (Fritz Haber en 1918).

Desafortunadamente me cuesta encontrarle una respuesta concreta a las preguntas que me hice en este texto, pero si estoy seguro de algo: el respeto, admiración y confianza a lo que nos facilita y mejora la vida no es mucho pedir.

Si podemos invertir 5 minutos en ver el meme del adolescente que come detergente, también podemos invertir otros 5 minutos en ver una que otra noticia de ciencia. Créanme, en ese tiempo tan corto, habremos aprendido algo que vale la pena conocer.

Marco E. Franco
/

Científico. Especializado en toxicología ambiental y molecular. Utilizando la ciencia para entender el daño que le hacemos al mundo. Afortunado por tener la curiosidad de un niño y motivado por las ganas de aprender. Fanático de pensamientos lógico-analíticos, y de experimentar en el laboratorio y la cocina.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

10

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Felipe Mazariegos /

    03/02/2019 10:41 AM

    En mi opinión una de las causas es que sociedad lo único que lee, es lo que esta en las redes sociales y están ciegos ante los aportes de la ciencia (si revisan su redes encontraran a muchos de sus contactos que creen en pseudociencias, también muchos de sus contactos siguen paginas de desinformación y/o fanatismo , creen lo que publican como real y lo comparten); la tecnología nos ha traído un acceso increíble a información, la cuestión es que la mayoría no la utiliza para educarse o aprender .
    Seria interesante que quienes se tomen el tiempo de leer mi comentario le pregunten a sus contactos ¿cuantos artículos de avances o noticias científicas leyó en el ultimo mes, en cualquier rama de la ciencia(fuentes científicas confiables) ?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Julian Amorin /

    01/02/2019 1:50 PM

    Marco, necesitamos mucha divulgación de la ciencia, que la gente entienda y aprenda.
    Hace varios años, pudimos traer al país a nuestro amigo Dr. José Funes, sj, director del Observatorio del Vaticano en esa época. Acá un poco de él https://youtu.be/djugOfrWBjw

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marcell Maldonado /

    01/02/2019 10:49 AM

    En mi experiencia hay 2 cosas que confunden a la mayoría de las personas: uno es descubrir que lo confunden con crear y ese es el caso que mencionan del virus. Y el otro caso es que la sociedad es más efímera que nunca, no hay un concepto del esfuerzo humano detrás de muchas cosas, la comida solo se toma de la góndola y está lista para comer, no conocen el proceso detrás de la crianza, alimentación y procesamiento para obtener 12 oz de carne de res.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Paredes /

    01/02/2019 4:17 AM

    Yo creo que solo Guatemala es de los pocos paises que existe entre muchos esas opiniones contra la ciencia plagadas de resentimiento religioso. El caso es que no entienden la ciencia y es mas facil atrincherarse en el dogma. En los paises desarrollados no sucedes asi por lo general.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Benjamín Saban /

    01/02/2019 12:25 AM

    La modernidad nos falló. Nietzsche era conciente que el abandono de la religión sería una crisis moral y de identidad, pues se derrumbaría la base de la civilización occidental, quisimos aferrarnos a la ciencia positiva, pero tampoco fue capaz de responder las grandes preguntas de la humanidad. La ciencia que nos habia traído electricidad y ferrocarriles, tambien fue utilizada en 2 guerras mundiales durante el siglo pasado; para eliminar al otro bando y nos demostró que no solo podría traer progreso, sino también nuestra extinción y destrucción, llegamos entonces a la posmodernidad y junto con ella la posverdad, los medios amarillistas se centrarían en publicar noticias científicas con títulos sensacionalistas, se nos decía que se había descubierto una cura para el cáncer y elVIH; sin embargo nunca vimos los resultados, porque todo partía de la malinformación a la que somos sometidos todos los días en internet, los teóricos de la conspiración alegan que los científicos son parte de un complot que beneficia a las grandes empresas (mayormente a las farmacéuticas) y nuevamente, malinforman acerca de los problemas como el calentamiento global, con esto también se da el auge de la pseudo ciencia, y para la gente que quizá no conoce mucho, la tierra plana, la tierra hueca, que jamás fuimos a la luna, etc. comenzaron a sonar como teorías razonables y nos llevaron a esta nueva crisis en la que la ciencia no es más que un arma que beneficia al mejor postor

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    eduardo /

    31/01/2019 2:53 PM

    Honestamente, creo que esa percepción de que antes se respetaba a los científicos es un tanto subjetiva. Durante años los acusaban de brujería o blasfemia a la primera de cambio...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor López /

    30/01/2019 9:41 PM

    Es cierto la ciencia como ciencia es buena . No es la ciencia la mala , el hombre el malo ( no todos ) que mete sus manotas , para muestra un botón : en la época de Arévalo inyectaron sífilis a personas como conejillo de indias . Ejemplos abundan ... Repito es es el corazón del hombre ,de allí nacen esas maldades ...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pablo Horacio García Cruz /

    30/01/2019 9:13 PM

    ¿Qué es dios? ¿La ciencia puede dar respuesta a esta simple pregunta?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      fides et ratio /

      30/01/2019 9:21 PM

      No le compete a la ciencia hablar de Dios. Dios es una idea mas alla de la realidad. La ciencia unicamente opera dentro de la realidad.

      La mejor definicion del concepto de Dios, a mi parecer, la dio San Anselmo de Canterbury en su argumento ontologico hace casi mil a~nos... Asi que lo que preguntas no es nada nuevo para quien estudia teologia.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    fides et ratio /

    30/01/2019 8:36 PM

    "Quisiera tocar de manera breve el tema de Dios y su relación con la ciencia. Simplemente quiero decir una cosa: ni Dios debe ir en contra de la ciencia, ni la ciencia en contra de Dios."


    hmmm - fuiste tan breve que no dijiste nada...

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones