Café Watson, los milenials, “Canela” y la economía social de mercado

Hice una visita sorpresa a una de las obras que tenemos en la oficina, y tras la confirmar que la empresa es tan buena como buena la gente que contratamos, me fui a planificar un poco el futuro al café Watson, en Cayalá.

Gastro P369

Café Watson

FOTO: FITO ANDOLINI

Cuando yo estaba por salir del colegio, recuerdo haber soñado con tener un local con café y libros. En ese entonces mi vida transcurría entre leer, visitar a mi ahora esposa, leer, tocar guitarra con los amigos, leer, elaborar recetas para componer el mundo, leer, trabajar para pagarme la universidad y ¿ya dije leer?

Como pensé que de librero con cafetería me iba a morir de hambre, y ahora soy feliz en mi rol de empresario de construcción, rebosé de gusto al ver este café con casi todas las mesas llenas de jóvenes enamorados, amigos en confidencias y algún otro loco como yo leyendo solo. Un miércoles a las 11 de la mañana. Que alegría ver que existan jóvenes con el valor de emprender una aventura similar. Y mercado para responder a ese emprendimiento.

Watson es un círculo cerrado: buena vibra, libros, cafés de método, una guitarra con un pequeño escenario, donas raras, helados de sabores y pequeños bocadillos. Perdonen que no describa más la comida, sé que esta es una columna gastronómica, pero Watson es más que comida.

 

FOTO: FITO ANDOLINI

El menú está bautizado en honor a distintos escritores, y el mismo café se llama así (supongo) por Watson, quien narra Sherlock Holmes. Lo cual no impide decirles que el café en método Chemex está hecho con maestría, y la dona de tocino con maple estaba justo en su balance de dulzura y ahumado.

Estaba en lo mejor de mi dona cuando se llegó a sentar a la par mía “Canela”, aquel candidato a la alcaldía, con un italo-americano a quien intentaba convencer de dar un seminario de alto perfil. Shute que es uno, escuché que hablaron de un safari en Tanzania, del boom de cafés de autor que había en Guatemala. Mientras el italo-americano (bastante bien informado) le explicaba el verdadero trasfondo ideológico de la economía social de mercado durante el New Deal, “Canela” se pulverizaba como canela molida y se perdía en el horizonte con tan aguda explicación, que cortó rápidamente con una solicitud de los costos de dicho seminario. Lástima porque yo estaba aprendiendo bastante.

Luego de haberme transportado en el tiempo 20 años atrás, ver mi juventud y ver con alegría y esperanza que entre los milenials que estaban allí sentados hay bastante profundidad, empatía, chistes inteligentes y las mismas dudas y ganas de hacer las cosas, me levanté con la fuerte convicción de regresar por otro café con libros. Watson, te vas a convertir en un favorito.

Fito Andolini
/

Ni ingeniero por imitación, ni empresario por necesidad, ni hombre de familia por amor a mis mujeres, ni católico por cuestionador, ni crossfitero por masoquista, ni lector voraz por salud mental, ni bravo por catarsis, ni foodie por puro gusto, ni antigüeño adoptado por decisión propia, sino intentador de equilibrar todo eso en una sola vida para ser feliz.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Herman Zúñiga /

    01/12/2017 10:00 AM

    Así
    Como en ese entonces
    Nuestras vidas y sus distintas etapas
    Debemos vivirlas con pasión y soñando

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose /

    29/11/2017 8:36 PM

    Tendré que ir a conocerlo porque hasta ahora solo lo he visto cuando paso enfrente caminando.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones