Esto sabemos hasta ahora sobre el ataque a dos estudiantes de la Usac

Andreé Tello y Héctor Gramajo se recuperan de las heridas que sufrieron el miércoles 14 de marzo, cuando un hombre disparó su arma en una fiesta en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos (Usac). Los estudiantes intentaron esquivar el ataque, pero las balas los alcanzaron y tuvieron que ser ingresados a urgencias. Las autoridades de la universidad presentaron una denuncia penal y ahora el caso está bajo investigación, pero los problemas de violencia dentro del campus central son cada vez más serios, y no parece haber un plan para resolverlos.

Actualidad Entender la política P258

Foto: Carlos Sebastián

La etapa más sangrienta en la historia de la Usac ocurrió durante el conflicto armado interno. En esa época, de golpes de estado, regímenes militares y violaciones a los derechos humanos, las voces críticas eran silenciadas con balas. Y por eso, cientos de autoridades, profesores y estudiantes sancarlistas fueron perseguidos y asesinados por agentes de seguridad del Estado.

Entre los casos más emblemáticos está el asesinato del líder estudiantil Oliverio Castañeda, quien fue blanco de una lluvia de balas el 20 de octubre 1978, a una cuadra del Palacio Nacional, durante una marcha en conmemoración de la Revolución de 1944.

También, el 29 de enero de 1981, el profesor de economía Bernardo Lemus Mendoza murió durante un ataque a balazos cuando manejaba su carro por la zona 5, y ese mismo día, en el Paraninfo Universitario, un grupo armado con metralletas masacró a un profesor y ocho estudiantes durante la inauguración de un curso de locución.

Otro caso de impacto fue el asesinato del rector Mario Dary Rivera, acribillado el 15 diciembre de 1981 dentro del campus. Y el 12 de noviembre de 1994, la muerte del estudiante Mario Alioto Alfonso López Sánchez, dos días después de ser atacado afuera de la Usac, en una protesta contra el aumento al pasaje.

La ola de violencia política contra sancarlistas se redujo a mediados de los 90 y a partir de la firma de la paz, en diciembre de 1996, los casos ya eran contados. Así se cerró una de las etapas más oscuras en la historia de la universidad estatal, que tiene más de 300 años. Pero los problemas no acabaron ahí.

La espiral de violencia

 

La inseguridad que afecta ahora a los sancarlistas es muy distinta a la violencia selectiva y estructural que se vivía en el conflicto armado interno. Pero, salvando las distancias, aún es un tema serio. Los problemas no se han atendido en las últimas décadas y cada vez son más complicados.

Dentro de la universidad hay grupos armados que utilizan la violencia para intentar controlar a los grupos estudiantiles y los negocios, formales e informales, en el campus, de acuerdo con estudiantes que hablan desde el anonimato porque han sido amenazados de muerte.

Después de que un equipo de estudiantes, liderado por Lenina García, rescatara en agosto de 2017 a la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) –que estuvo cooptada por las mafias durante 17 años–, otros grupos estudiantiles siguieron sus pasos. En la Facultad de Derecho, en septiembre de 2017, se celebraron elecciones para elegir autoridades de la asociación de estudiantes y el grupo Renovación Estudiantil de Derecho ganó las votaciones.

Eso significó desplazar del poder a los estudiantes que antes se autoproclamaban líderes y que, sin ser electos democráticamente, dirigían grupos que se encargaban de negocios ilegales. Esos grupos recaudaban fondos a través de cobros no autorizados a estudiantes y profesores por ingresar al campus, imposición de tarifas en los parqueos e ‘impuestos’ a los comercios que funcionan dentro de la universidad.

Los conflictos entre los nuevos liderazgos estudiantiles y los grupos paralelos desembocan en sucesos como el del 14 de marzo, en el que resultaron heridos Andreé Tello y Héctor Gramajo, en medio de una fiesta universitaria. El ataque estaba dirigido para este último, que durante varios meses ha tenido roces con el supuesto atacante -cercano a un grupo paralelo conocido como ‘Desconocido Comité de Huelga’-, que se ha dedicado a difamar estudiantes en las redes sociales durante las últimas semanas.

Un hombre disparó contra Gramajo y la bala le rozó el brazo; en el segundo intento de ataque, el disparo se desvió hacia Andreé Tello, que resultó herido en un glúteo. Los bomberos los trasladaron a hospitales para recibir atención de urgencia.

Por tradición, los sancarlistas celebran la Huelga de Dolores el viernes previo a la Semana Santa. Para eso se organizan en ‘comités de huelga’ en las asociaciones estudiantiles que organizan fiestas y actividades culturales durante los 40 días previos.

El problema son los grupos como el ‘Desconocido Comité de Huelga’, la ‘Hermandad de la Santa Chabela’ o ‘Los Zopes’, que actúan al margen de la ley y cometen atropellos contra la comunidad sancarlista. Son grupos paralelos que actúan con violencia. Y es difícil ponerlos en evidencia porque usan capuchas cuando cometen actos violentos.

Al ‘Desconocido Comité de Huelga’ se le responsabiliza de golpear a los estudiantes Lenín Gomez, Carlos Rojas y Cecilia Ríos, el 29 de septiembre de 2017, cuando se conoció que el grupo Renovación Estudiantil de Derecho ganó las elecciones de la AED.

También, a Los Zopes, se les acusa de rociar con gas pimienta a estudiantes de la Facultad de Derecho el 15 de noviembre de 2017, mientras desarrollaban un proceso de votación para elegir a los nuevos representantes estudiantiles para los jurados de oposición.

El último conflicto pasó el 10 de marzo de 2018, cuando la ‘Hermandad de la Santa Chabela’ hizo cobros a los sancarlistas que querían entrar al campus. La AED criticó esas acciones y eso provocó roces en la Facultad.

 

¿Y las autoridades?

El decano de la Facultad de Derecho, Gustavo Bonilla, condenó el ataque contra los dos estudiantes heridos esta semana y dijo que convocó a las autoridades de la facultad para realizar las ‘acciones pertinentes’, pero no aclaró qué tipo de sanciones se aplicarán.

La Usac y la Comisión de Diálogo de la universidad emitieron un comunicado en el que dicen que procederán penal y administrativamente contra el responsable del ataque. Luis Felipe Irías, de la Comisión de Diálogo, dijo en Emisoras Unidas que el estudiante Paul Taracena fue quien disparó.

Pero no hay respuestas para los problemas de inseguridad en el campus.

El rector Carlos Alvarado Cerezo no hizo un pronunciamiento e incluso sus redes sociales permanecieron inactivas un día después del ataque. Tampoco contestó las llamadas a su teléfono. A pesar de los llamados insistentes, Irías tampco accedió a hablar con Nómada.

Lenina García, de la AEU, cree que las autoridades ya no pueden ignorar los problemas de seguridad dentro de la Usac y tienen que implementar planes para garantizar la integridad de la comunidad universitaria.

“Las autoridades deben garantizarnos la seguridad y tienen que trabajar para lograr eso. Esperamos sus respuestas, pero también tenemos claro que no nos vamos a dejar intimidar por los grupos paralelos”, aclaró Lenina García.

Las soluciones para la inseguridad deben ser integrales, dice la secretaria general de la AEU. También en el campus se han reportado robos, asaltos y hasta una agresión sexual, en febrero pasado.

Leonel Medrano, jefe de seguridad de la Usac, dijo a mediados del año pasado que el campus solo tenía 76 agentes de seguridad, pero se requerían al menos 300.

 

Los dos estudiantes heridos fueron trasladados a urgencias.

Javier Estrada Tobar
/

Periodista y comunicador. Se formó y trabajo durante casi diez años en Lahora.gt. Apasionado por las letras, el desarrollo humano, la política, las redes sociales, el cuidado del medio ambiente y la buena comida.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mario Paredes /

    27/03/2018 9:36 PM

    A Lenina y demas dirigentes hay que cuidarlos. El consejo universitario no lo va a hacer y mucho menos el gobierno quien los considera sus enemigos. Deben haber estudiantes con licencia de portar armas y deben turnarse para ser escoltas. Esto despues del Viernes de Dolores va a ir de mal en peor. Las huestes del mal estan perdiendo y no se cruzaran de brazos actuaran con violencia y no se les puede responder con petalos de rosas. Son mafiosos y vendran armados por lo que hay que repartirles plomo porque no entienden otro lenguaje. Cuando vean que hay organizacion dispuesta a pelear del lado del bien se van a tener que calmar o se mueren. No puede haber misericordia con estos asesinos hay que tirarles a matar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gabriel G /

    24/03/2018 8:05 PM

    Habría que enfocar el problema de la organización estudiantil en su verdadera esencia. El transcurso 17 años a complejizado el mismo y podemos diluirnos en aspectos de forma señalar conducta personajes grupos pero seguiremos patinando en el mismo punto. La USAC y el conflicto armado creo que es el punto partida. Una organización estudiantil surgida entre estudiantes de clase media y trabajadores que priorizo la educación superior de sus hijos como la herencia posible en un medio de casi gratuidad y una tradición estudiantil de rechazo al autoritarismo hicieron de la AEU un referente contestatario con suficiente conocimiento de la realidad del país y la rebeldía generada en las dictaduras militares del área y de Latinoamérica en general que llev al estudiantado a involucrase mas allá del ámbito universitario, aeu acompañante AEU asesora AEU en la defensa de los derechos de la población recogiendo banderas no solo de reivindicaciones del movimiento popular y campesino y del movimiento revolucionario. Los último llevó al Estado anticomunista, Oligárquico y contrainsurgente a ubicar a los estudiantes de educación media y universitario como parte del enemigo interno a eliminar. La brutalitalidad de la acción de los cuerpos represivos fue una respuesta de corte fascista inspirada en manuales contrainsurgentes ensayados e la Argentina, Nicaragua Chile, Paraguay, República Dominicana y aplicados con directrices de la Escuela de las Américas al día de hoy confirmado a través de documentos desclasificados por la misma Central de Inteligencia de los Estados Unidos de América, del descubrimiento de Archivos y agendas de escuadrones de la muerte articulados desde el estado Mayor de la Defensa y las policía que funcionaban como un extensión de los escuadrones de la muerte basados en los cuarteles del Ejercito Nacional y un estado completamente militarizado. No bastó con la eliminación física, las desapariciones forzosas, masacres coptaciones infiltraciones . Había que garantizar que el movimiento popular que en algunos momentos hizo tambalear las dictadura sino particularmente La Universidad de San Carlos de Guatemala, sus autoridades, sus catedráticos, trabajadores y especialmente sus estudiantes nunca volvieran a tener el protagonismo que tuvieron en las décadas de los 70 y 80 había que anular el espíritu de lucha de la juventud, había que corromperla, llevarla al conformismo a la apatía y a una pasividad acompañada de la amenaza permanente de grupos de choque mezclados dentro del estudiantado en el corazón mismo en su histórica asociación la Asociación de Estudiantes Universitarios AEU. La corrupción dentro su Alma Mater y una docencia mediocre que tambien derrumbara el nivel y prestigio grado en años de lucha sin faltar el oportunismo el camaleonismo de profesionales sin escrúpulos que complementaran la anulación de la USAC y la AEU, sus Sindicato. es en ese contexto en el que hay que ubicar los sucesos actuales , las mafias instaladas se ven hoy amenazadas por la lucha contra la corrupción y la impunidad e el mismo nivel que a nivel general están dando batallas resistiendo a cualquier cambio por modesto que parezca que los desplace como parte de la maquinaria que a secuestrado al Estado y sus instituciones y hoy apenas empieza a comprenderse. Por eso es que pienso que la violencia esta de nuevo en la USAC acompañada de discursos descalificadores y señalamientos constante desde trincheras de apariencia radical y revolucionaria. ESo pienso yo desde mi experiencia como sobreviviente y en el ojo del Huracán fascista dentro la Universidad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Harold Mora /

    21/03/2018 9:13 AM

    Buen día algo atrasado para leer, que bueno lo que publica y su admiración por la señorita Lenina Garcia. Hace años estudie en la San carlos deje los estudios por vivir, desde ese tiempo se miraban los malos manejos y actividades ilegales de muchos lideres estudiantiles. Que si lo relaciono con su entrada de mencionar el conflicto armado. Pues sus héroes de todos los tiempos también tuvieron y siguen tiendo los mismos vicios de los retrogados a los que siempre acusan. Pero el asunto es ver hacia adelante al futuro aunque algunos digan que no se debe hacer por que no sabemos si llegara. Se debe tener esperanza que la directiva de la AEU si como ud dice la rescataron, de verdad lo hagan para beneficio de la población que paga con sus impuestos sus estudios. Y no es con manifestaciones que se lograra eso, si no que con trabajo dirigido a la población mas necesitada que ellos usan de pretexto para sus manifestaciones. Es una contradicción dicen defender a la población pobre pero al no utilizar su tiempo en prepararse para servirle, sabiendo que los fondos con los que se sustentas sus estudios sale precisamente de esa población, la están engañando. Para finalizar un ejemplo; tanto profesional que ha salido de la San Carlos al salir y trabajar en el gobierno no responden por que se aprovechan para robar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    LudinLopez /

    17/03/2018 9:04 PM

    Revisa tus fuentes. Solo un disparo hubo. Y restos de informacion falsa que das. Yo estuve presente en el momento exacto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Sebastian Samayoa /

    17/03/2018 6:54 PM

    Lenina no "lidero" la recuperación de la AEU JAJAJAJAJA
    La recuperación de AEU fue llevada a cabo por la alianza de las Asociaciones de Estudiantes de Agronomia; Arquitectura; Diseño Grafico; Ciencias Quimicas y Farmacia; Ciencias Politicas; Historia, Antropologia, Arqueologia y Archivistica; Ingenieria; Medicina; Medicina Veterinaria y Zootecnia; Trabajo Social y Odontologia. Estas asociaciones convocaron y conformaron el Consejo Consultivo Estudiantil Universitario(CCEU), uno de los 3 órganos de dirección de AEU, y el que asume las funciones del Secretariado General si este se disuelve. El CEEU a su vez convoco a la conformación del Consejo Electoral Estudiantil Universitario, que consistía en representantes de cada asociación, encargado de convocar y organizar las elecciones para Secretariado General, como lo establecen los Estatutos.
    La única participación de Lenina fue como candidata de la planilla ganadora de las 4 planillas que participaron en las elecciones para Secretariado General de la AEU 2017-2019. Dejen de darle crédito a quien no lo merece. No se si el "error" sera solo mal periodismo o esa tendencia de nomada de levantarle el perfil a **ciertos** grupos.
    A lo mejor esa duda medio se aclara si corrigen el articulo para no andar diciendo mentiras jajajajaja :v

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Federico Nave /

    16/03/2018 12:31 PM

    Muy claro y bastante imparcial su artículo, sin embargo le faltó indicar que en el caso de los estudiantes agredidos el 29 de septiembre, se siguió un proceso disciplinario y el Consejo Superior Universitario expulsó de la Universidad a 13 implicados en la agresión.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Ingrid B /

      16/03/2018 3:53 PM

      Aunque hayan sido expulsados de la carrera no asegura que puedan retornar al campus. Mientras no haya un sistema de seguridad que sea integral y funcional esto seguirá pasando.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones