Estos son los seis candidatos a contralor y sus planes de trabajo

El Congreso tiene ya la lista con los seis perfiles para que decidan quién sea el próximo Contralor General de Cuentas. Nómada se comunicó con los seis candidatos para conocer sobre su experiencia y sus planes de trabajo al frente del máximo ente fiscalizador de los recursos públicos del Estado.

Entender la política Contraloría General de Cuentas P369

La Comisión de Postulación para Contralor General durante una jornada de trabajo.

Foto: Guatemala Visible

El lunes 10 de diciembre el sacerdote Félix Serrano, presidente de la comisión postuladora, entregó al presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, el listado de donde se tiene que elegir al jefe de la Contraloría. Como el período de sesiones ordinarias ya había terminado, los diputados postergaron la votación para la segunda semana de enero.

Las seis personas postuladas son: Carlos Humberto Echeverría, César Elías Ajcá, Edwin Humberto Salazar, Alejandro González Portocarrero, Jorge Enrique Dávila y Vilma Xicará Tahay.

Uno de ellos será el sucesor de Carlos Enrique Mencos, el contralor cuyo período terminó el 12 de octubre y quien ahora se perfila como candidato a diputado por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) en la primera casilla de Escuintla.

Nómada presenta los perfiles y planes de cada candidato.

Carlos Humberto Echeverría Guzmán: El contralor no puede ser reelecto

La postuladora le otorgó 79.85 puntos. Fue decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Rural. Es la segunda vez que aspira a este cargo. En 2014 estuvo en la nómina que llegó al Congreso, pero solo recibió el apoyo de 11 diputados.

 

Echeverría tuvo un señalamiento de incumplimiento de sus deberes y cuestionamientos en contra de su idoneidad. Según lo denunciado, cuando trabajaba como docente universitario se ausentó de su puesto de manera injustificada y sin excusa, con el fin de atender viajes personales. Actualmente, dirige su propia firma de auditores en el ámbito profesional privado. Esta sería su primera experiencia en el sector público por lo que es considerado un “outsider”.

El plan de trabajo de Echeverría consiste en tres ejes de trabajo. El primero es el nuevo impulso a la fiscalización basado en la tecnología y las telecomunicaciones. La implementación de un plan computarizado para dar cobertura a todo el país es el primer punto en su agenda.

—En 2017 solo se auditaron 162 municipalidades, cuando realmente existen 340, ahí hay incumplimiento de deberes hasta de la misma Contraloría—, explica el auditor.

Su segundo eje es lo que él denomina auditoría moderna y de riesgo, que consiste en hacer auditorías preventivas y de asesoría.

—Si hay una licitación que no le conviene al país, desde ese momento se señalan los errores para que no se cometan. ¿De qué sirve llevar a una persona al ente penal si ya no se recupera la plata?—, pregunta Echeverría.

En su opinión es necesario cambiar el modelo actual de la Contraloría para comenzar a auditar a través de análisis de riesgo, para medir cuáles instituciones presentan más dificultades a través de estándares de medición. Al mismo tiempo busca verificar el trabajo de la Contraloría y sus auditores a través de una contra revisión a los informes.

—Esto permite quitar la impunidad y quitar la corrupción al equipo de auditores. Lo que no representa más plazas ya que dentro de la Contraloría actualmente es necesario reorganizar al personal, porque hay más directores que auditores. Un ejemplo de esto es la subcontraloría de gasto público—, asegura Carlos Echeverría.

Y el tercer eje es la auditoría social que consiste en enseñar e instruir a la sociedad civil para fiscalizar a sus autoridades locales.

En su experiencia profesional no se ha dedicado a la gestión pública previamente, ¿cúal será su plan de acción para superar los retos políticos y burocráticos que diferencian este cargo de los otros que ha desempeñado?

—En el puesto de contralor muchos hablan del tema de la experiencia pasada, pero yo lo que percibo del principio de la Constitución, es que está desarrollada hacia futuro. Las prohibiciones de la Constitución están hacia futuro y mandan, por ejemplo, que el contralor no puede ser reelecto. Basándome en este principio, el que sea contralor va a tener solo una experiencia.

***

Vilma del Rosario Xicará Tahay: Hay algunos agujeros negros que no están controlados

Fue la última en integrar la nómina. Obtuvo 60.55 puntos. Gran parte de su trayectoria ha sido en el sector público, ha sido auditora en la SAT y directora de auditoría de Entidades Autónomas y Descentralizadas y directora de Apoyo Institucional y Cooperación Internacional en la Contraloría. También fungió como viceministra administrativa en el Ministerio de Gobernación junto a Francisco Rivas. Es docente de la USAC en la carrera de Contador Público y Auditor en el Centro Universitario de Occidente.

 

Xicará Tahay tiene tres maestrías, una en docencia universitaria y otra en administración financiera por la USAC, y la tercera en administración y derecho tributario por la Universidad Galileo.

Su plan de trabajo se resume en cuatro puntos: el fortalecimiento institucional interno y externo; la fiscalización objetiva y control gubernamental; la modernización institucional y la fiscalización preventiva, y fortalecimiento de la auditoría social.

El primero pretende mejorar los servicios que la Contraloría presta a todos los usuarios, a través del fortalecimiento institucional.

—Todo está centralizado en la capital, no existe un sistema con tecnología que pueda hacer las gestiones en línea o más rápidas—, explica Xicará Tahay.

El segundo se enfoca en instaurar un criterio que sea conocido por el auditor y por el ente fiscalizado, de manera que sea una norma consecuente para ambos actores. Institucionalizar el criterio permite diferenciar lo que es una denuncia, una sanción y un cargo.

—Hay algunos agujeros negros que no están controlados internamente como el sistema de cuentadantes y el sistema de hallazgos. La información no está digitalizada y tardan semanas en encontrar expedientes—, asegura la exdirectora.

El tercer enfoque de su plan de trabajo se centra en la modernización institucional, para fortalecer el trabajo que se hace en las delegaciones de la Contraloría. Y además pretende mejorar el sistema interno de la institución para el control y facilitar el acceso de los auditores al archivo. De esta manera, descentralizar los servicios que, actualmente, solo pueden hacerse en la capital. Y el cuarto es la fiscalización preventiva y el fortalecimiento de la auditoría social.

***

César Armando Elías Ajcá: Existe la percepción que aquí solo se ordena como que fuera una finca

Obtuvo 67.79 puntos. Ha trabajado en la Contraloría por más de 15 años y desde 2015 es subcontralor de gasto público. Integró los equipos de Carlos Mencos y Nora Segura en puestos de confianza. Inició como auditor, luego fue promovido a director y por último fue nombrado subcontralor. Antes, trabajó en la SAT por algunos meses —en 2002— y en el Banco Reformador —en 2001—. Esta es la segunda vez que se postula para ser jefe de la Contraloría.

 

Su experiencia académica incluye la licenciatura como contador y auditor público de la USAC, tiene una maestría en administración de recursos humanos de la misma universidad y el pensum cerrado de un doctorado en derecho constitucional por la Universidad Mariano Gálvez. Ha sido docente en la USAC y en el Centro de Desarrollo Profesional “Tzolkin”.

En su plan de trabajo contempla continuar con el combate contra la corrupción algo que asegura haber iniciado desde la administración de Carlos Mencos. Explica que ya hay auditores de la Contraloría preparándose para fiscalizar diferentes sectores como el de Salud y el de Educación.

—Lo que pretendemos ahora es incluir en esos equipos de auditoría a personas especializadas para poder detectar los sobreprecios u otro tipo delictivo—, dice Elías Ajcá.

Con relación a cómo transparentar los recursos de la Contraloría, Elías Ajcá defiende que la información se encuentra publicada en la página de internet. Y aunque acepta que deben implementar auditorías de desempeño a lo interno de la institución, asegura que el ente fiscalizador ya es auditado por ley y que esos informes pueden encontrarse en el portal web.

Sobre el criterio de los auditores a la hora de presentar hallazgos en sus informes dice que se necesita claridad para que los auditores sepan cómo actuar a la hora de fiscalizar los recursos públicos.

—Estamos proponiendo la creación de un compendio de criterios institucionales que le servirá a los que ejecutan fondos públicos para saber si lo que están haciendo lo están haciendo de forma correcta o incorrecta. Y también le va a permitir a la ciudadanía, entender por qué se formuló un hallazgo o por qué se desvaneció—, asegura Elías.

El subcontralor Elías Ajcá logró integrar la nómina de 6 aspirantes, a pesar de que recibió un señalamiento que no logró desvanecer ante la Comisión de Postulación. Su nombre fue mencionado por Juan Carlos Monzón en su declaración como colaborador eficaz, quien habló de su nombramiento como obra de la exvicepresidenta Roxana Baldetti. Ante esto el funcionario asegura que no sabe a qué se refiería Monzón. Y asegura que el puesto lo alcanzó a través de la carrera que ha desarrollado en la Contraloría.

Por ser una persona que se ganó la confianza del excontralor Mencos, ahora candidato a diputado, Nómada lo cuestionó por un posible conflicto de interés a raíz de esta relación. La respuesta de Elías Ajcá fue que, a través de un plan público de auditoría anual, podría demostrar que su trabajo no tiene ninguna influencia externa. Además de decir que el puesto de Contralor no decide sobre las auditorías directamente.

—Existe la percepción que aquí solo se ordena como que fuera una finca, no. Aquí hay procedimientos y procesos bien establecidos y no es no más que el Contralor ordene una cosa—, asegura Elías.

***

Jorge Enrique Dávila Martínez: Hay capacidades que pueden ser aprovechadas

Obtuvo 65.8 puntos. Tiene experiencia de 23 años en auditoría y como contador público. Tiene una maestría de administración tributaria y tecnología de aseguramiento de la Universidad Galileo y un posgrado de la maestría de consultoría tributaria de la USAC. Ha sido docente de la USAC y de la Universidad Galileo de 2001 a 2018 —en varias épocas—.

Su experiencia profesional ha sido en el sector público, como la SAT y el Ministerio de Finanzas. La mayor parte de su carrera se centra en la SAT, donde fue llegó a ser intendente de recaudación y gestión interino, gerente regional central interino y fue parte del directorio en 2016.

El plan de trabajo que presentó Dávila Martínez se enfatiza en la auditoría preventiva, una que busca corregir causas y no efectos.

—Nosotros vemos como efectos los temas de corrupción, falta de transparencia y otras situaciones de ilícitos. El propósito en este caso, de mi plan, es que la intervención de la entidad sea oportuna, eficiente y eficaz en los momentos en que se requiere el control, no años después—, dice Dávila Martínez.

Con el ánimo de transparentar el trabajo que hace la Contraloría asegura que es necesario un cambio de cultura interno y una renovación de personal.

—La parte operativa habrá que evaluarla porque entendemos que ahí hay capacidades que pueden ser aprovechadas. Pero al menos los principales líderes como los directores y subdirectores, para dar un mensaje claro, vamos a pedir al tomar posesión que presenten su renuncia—, explicó Dávila Martínez.

Sobre los hallazgos que podrían encontrar los auditores y el criterio con el que se atenderá estos casos, explica que una denuncia a raíz de un hallazgo solo podría hacerse con pruebas convincentes y bajo el principio de presunción de inocencia.

—El mismo contralor anterior se disculpaba por enviar acciones administrativas al MP, sin ser procesos penales. Entonces, en cuanto a los hallazgos hay que tener la madurez de que si hay algo que denunciar se tiene que hacer—, asegura Dávila Martínez.

A pesar de que su experiencia fiscalizadora se ha enfocado más hacia empresas y no hacia instituciones gubernamentales insiste en que se encuentra capacitado por ser la misma materia.

—La aplicación que se haría sería de forma imparcial y tratando siempre de mostrarle a la sociedad que se quiere hacer el trabajo de ser garantes de que los fondos públicos sean bien utilizados y haciendo una auditoría efectiva, eficiente que ayude al desarrollo del país—, dijo Dávila Martínez.

***

Alejandro González Portocarrero: Planteo que haya más discusión

Es contador y auditor público. Obtuvo 71 puntos. Tiene una maestría de la Universidad Francisco Marroquín y un postgrado en Derecho Tributario de la Universidad Galileo y aún se desempeña como docente universitario en la materia contable.

 

Tiene experiencia en las áreas de Gerencia de Contribuyentes Especiales Medianos, Gerencia Regional Central, Intendencia de Aduanas como Administrador de Proyectos e Intendente de Aduanas interino en la SAT. Y trabajó por más de 9 años en la Superintendencia de Bancos. Una de las facetas por las que más se le conoce fue cuando sustituyó a Claudia Méndez Asencio —intendente de aduanas—, acusada en el caso de defraudación aduanera conocido como La Línea.

González Portocarrero recibió un señalamiento por no haber pagado una infracción de tránsito, el cual logró desvanecer ante la Comisión Postuladora.

Su plan de trabajo está enfocado en continuar con el orden de las auditorías actuales, pero a través de un análisis de riesgo. González Portocarrero explica que a través de un análisis que permita identificar las entidades más complicadas o con posibilidades de conflicto, se puede fiscalizar mejor. Además, explica que para la presentación de hallazgos se intentará incluir a los directores o subcontralores encargados.

—Planteo que haya más discusión y que no solo los auditores señalen un hallazgo y luego se lo den a conocer a la institución—, explica González Portocarrero.

También aseguró que en su administración seguirán presentando denuncias, pero solo si están bien fundamentadas y no son espurias.

La carrera de 34 años en auditoría pública de González Portocarrero se ha desarrollado, en su mayoría, dentro de la SAT. Sin embargo, asegura que tiene experiencia en cuanto al tema de cómo fiscalizar entidades, por su desempeño en la SIB.

—En el tema de la fiscalización de la Contraloría, desde el lado de la SAT, conozco el tema como fiscalizado. Con base en esa experiencia, es que pienso manejar y mejorar la fiscalización que se hace a las entidades públicas—, expone González Portocarrero.

***

Edwin Humberto Salazar Jerez: Cero tolerancia a la impunidad

Cuenta con una maestría en consultoría tributaria de la USAC y un doctorado en administración pública y políticas públicas de la Universidad Galileo. Recibió 66.1 puntos y fue el tercer integrante electo en la nómina. Esta es su segunda vez en el proceso. Ha sido docente universitario en la USAC y en la Universidad Rafael Landívar en diferentes períodos de tiempo.

 

Salazar Jerez fue director de auditoría de entidades especiales de la Contraloría por tres años, entre 2012 y 2015. Desde entonces se ha dedicado al ámbito privado, como auditor y contador de diferentes instituciones entre las que se encuentran el club de golf La Reunión, Grupo Difoto y el Hotel Quinta Real.

Salazar Jerez fue el único al que no se le pudo contactar directamente. En un mensaje a Nómada, través de una representante, se excusó por quebrantos de salud y luego envío un comunicado para agradecer la cobertura. Sin embargo, se negó a responder las preguntas por estar “sujeto a un proceso de evaluación y selección por parte del Congreso de la República”, lo que él interpreta como no permitido por el artículo 233 de la Constitución de Guatemala.

En su plan de trabajo se puede apreciar los cinco principios: cero tolerancia a la impunidad, el tráfico de influencias e intereses, transparencia y rendición de cuentas, ruptura al sometimiento político institucional, calidad del gasto y probidad en la función pública y gestión del riesgo en la prevención hacia la calidad de gasto público.

Un poco de contextoHabrá contralor hasta el 2019: la Comisión no fue transparente y el Congreso ya está de vacaciones

Otra nota de contextoLa elección del nuevo Contralor (que podrá bloquear candidaturas) está estancada y contra el tiempo

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones