Las precarias condiciones laborales por las que los futbolistas hicieron un sindicato

El fútbol no lo hacen solo Leonel Messi o Cristiano Ronaldo, o el resto de los jugadores de la élite internacional. El deporte más popular del mundo se practica en decenas de países y es parte de una multimillonaria industria del entretenimiento. Pero la mayoría de los jugadores profesionales cobra salarios bajos, padece incertidumbre con contratos injustos y tiene una carrera profesional efímera. Un grupo de futbolistas guatemaltecos crearon el primer sindicato para frenar esos abusos por parte de sus empleadores. Su objetivo es practicar el deporte que aman con dignidad.

Actualidad Entender la política

Foto: Carlos Sebastián

El fútbol es un deporte y un entretenimiento. Pero también es un trabajo. La Asociación de Futbolistas Guatemaltecos (AFG) estima que unas 1000 personas lo practican de forma profesional en el país. Eso significa que viven de ese deporte, cobrando un salario mensual por participar en torneos y juegos amistosos de las ligas autorizadas por la Federación de Fútbol de Guatemala. Del otro lado están sus empleadores, los clubes deportivos, que se benefician cobrando a los aficionados por las entradas a sus estadios, con estrategias de marketing -a través de sponsors y la venta de artículos- y las recompensas que ganan en los torneos.

El problema es que las condiciones laborales son precarias para una buena cantidad de esos jugadores profesionales. Por eso, Carlos Fernando Figueroa, presidente de la AFG, y otros 62 futbolistas crearon el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Guatemala, que quiere garantizar la dignidad en el fútbol profesional. Esta semana tuvieron su primera reunión y ya hay 175 solicitudes de profesionales para unirse al movimiento, pero creen que pueden aumentar a 300.

“Las cosas no son como muchos creen. Los futbolistas no tenemos salarios astronómicos. La mayoría gana entre Q3 mil y Q10 mil, para los que son bien pagados. Y solo muy pocos, los de la élite, ganan más que eso”, explica Figueroa. Pero los problemas de los futbolistas van más allá de los salarios bajos.

FIFPro, la organización mundial que representa a más de 60,000 jugadores, incluyendo a los guatemaltecos, publicó el año pasado un estudio sobre las condiciones de futbolistas profesionales. El informe reveló que los futbolistas ganan salarios mínimos, reciben los pagos con atrasos de hasta cinco meses, están sujetos a contratos injustos y con carreras cortas y expuestas a riesgos.

Guatemala es uno de los países en donde esas condiciones se agravan. En las tres divisiones que separan a los 72 equipos, la mayoría de los futbolistas no gana suficiente, ni para su alimentación y la de su familia, pero además deben conformarse con recibir los salarios atrasados y ajustarse a contratos injustos, que los excluyen de la cobertura del seguro social y de prestaciones de ley.

Salarios atrasados y contratos injustos

La AFG denunció en diciembre de 2017 que varios clubes siguieron incumpliendo sus obligaciones contractuales y citó como ejemplos el Club Social y Deportivo Suchitepéquez, Club Deportivo Marquense, Club Rosario, Club Deportivo Reu, Club Chiantla, Club Deportivo Escuintla, Club de la Universidad de San Carlos, Club Panajachel, Club Champerico, entre otros.

Uno de los casos mediáticos fue el del Club Deportivo Marquense. La dirigencia del club le debe a los jugadores entre dos y tres meses de salarios atrasados, de acuerdo con una nota de Prensa Libre. “Lo lamentable de esto es que no es de ahora. Es algo que viene de mucho tiempo atrás, donde se han tomado malas decisiones y se están pagando las consecuencias”, dijo Joaquín Álvarez, capitán del equipo.

Jorge Luis de León, gerente del Club Marquense, respondió que los problemas financieros por los que atraviesa el equipo son causados, en buena medida, por los jugadores y sus malos resultados en los partidos. El club está en el penúltimo lugar de la tabla de posiciones entre los 12 equipos de la primera división, solo seguido por el Club Suchitepéquez.

Sobre la creación del sindicato, De León prefirió no opinar.

Para resolver estos casos, la AFG convocó a la creación de instancias de diálogo entre el Ministerio de Trabajo y los clubes, para buscar una solución legal que beneficie a los futbolistas afectados, pero no han tenido éxito.

Por eso planean establecer nuevos términos para las contrataciones de la próxima temporada de fútbol, que empieza en julio de 2018 y termina en junio de 2019.

Contreras dice que será vital la participación del sindicato en las negociaciones para los contratos que se celebrarán este año. “No estamos exigiendo salarios altos ni lujos, sino condiciones dignas y justas para jugar”, apuntó.

Acuerdos fuera de la ley

La raíz de los problemas está en los contratos. En esos documentos se establecen los términos laborales para los futbolistas y los resultados que esperan sus empleadores. Las complicaciones surgen cuando no se cumplen con esas disposiciones o cuando esas disposiciones son injustas.

“En muchos casos los contratos se firman por un año, pero solo se estipulan 10 salarios para los futbolistas. Y en muchas ocasiones se condiciona el pago a su desempeño; por ejemplo, si el equipo se queda a medias en un torneo, solo se les paga la mitad de los meses acordados, lo cual es ilegal”, explica Figueroa.

Jorge Roldán, exfutbolista profesional, cree que la creación de un sindicato es un “avance” para el fútbol, porque sería la primera instancia para defender los derechos laborales de los jugadores profesionales. El exjugador dice que en una ocasión vio el caso de un jugador que fue contratado ad honorem, es decir, sin recibir un salario por su trabajo, sólo con el argumento de que le estaban dando la oportunidad de darse a conocer.

Otra de las preocupaciones de los futbolistas tiene que ver con la falta de condiciones adecuadas para trabajar, empezando por la ausencia de asistencia médica y técnica en la mayoría de los equipos. Un futbolista lesionado puede quedarse sin el respaldo del club y ese es un tema que también preocupa al sindicato.

A criterio de Roldán, la única forma de que el nivel del fútbol de Guatemala mejore es garantizando buenas condiciones para los futbolistas.

Nómada
/

En Nómada creemos en el futuro. Por eso hacemos periodismo de vanguardia. Buscamos la verdad. Con transparencia. Procurando la justicia.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ernesto garay /

    06/04/2018 11:51 AM

    vergüenza les debería de dar a esos chamusqueros, mejor que estudien o se dediquen a otra cosa porque futbol no juegan una mierda no digamos ser profeionales no saben que es eso charas

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Herbert Mayorga /

      06/04/2018 2:32 PM

      El fútbol, el periodismo, la industria, la academia y todas nuestras demás actividades como sociedad solo nos representan nuestro grado de desarrollo como país. Tu comentario mismo es una muestra de la capacidad promedio de análisis que un ciudadano privilegiado, con acceso a educación, guatemalteco posee.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Carlos Valderrama /

    06/04/2018 9:56 AM

    Ojalá todos los asalariados, y también los empresarios pequeños, siguiéramos el ejemplo de los jóvenes futbolistas y empezáramos a organizarnos o renováramos los sindicatos y organizaciones existentes, con liderazgos nuevos y participación democrática activa. No transformaríamos al país de la noche a la mañana, pero trazaríamos el camino para que nuestros hijos y nietos la tengan más fácil.
    Se vale soñar

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    jose contreras /

    05/04/2018 4:01 PM

    Cuanto es un "salario justo"? o un "contrato justo"?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Carlos Valderrama /

      06/04/2018 9:37 AM

      El fútbol como actividad profesional, en cuanto a que un empleado (futbolista) le vende sus servicios profesionales a un empleador (club), también está regulado por las leyes laborales vigentes en el país y en dicha regulación se incluye todo lo concerniente a prestaciones laborales, salario mínimo, seguro social, etc.
      Quizás el fútbol guatemalteco no sea el más exitoso en competiciones internacionales ni sus futbolistas los mejores del mundo, pero creo que al organizarse como gremio para reclamar sus derechos laborales están dando un ejemplo, no solo a los demás gremios de obreros y profesionales, sino sobre todo a los niños y jóvenes.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Carlos Mejia /

    04/04/2018 4:21 PM

    No estoy de acuerdo ya que, los jugadores hay muy buenos, pero entran con cuello, por se familiar o amigos de alguien. hay buenos jugadores en las colonias como la z. 21 y 18. pero claro como son de allí no entran buenos patojos jugadores hay. Por otro lado es la educación, trabajo de técnico de audio y me llaman de muchos lugares y una noche me llamaron de un lugar nocturno y me encontré a 6 de los dis.. que de la selección hasta el case de lo etílico, y no es la primera vez....... (ENTONCES)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Carlos Valderrama /

      06/04/2018 9:51 AM

      Nuestros índices de alcoholismo son trágicos, y muchos futbolistas, como parte de nuestra sociedad, son también víctimas de esa triste y destructiva adicción que puede afectar a cualquiera, desde el presidente hasta el más pequeño ciudadano.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones