Tres clientes (incluido Nestlé) castigan a Repsa por sobornar, contaminar y por DDHH

En Guatemala, el Estado y el ecosistema empresarial nunca cuestionaron a una empresa como Repsa por sus tropelías ambientales, laborales y de sobornos. En el mercado internacional, le comenzaron a pasar factura: tres grandes compradoras de aceite de palma han cortado relación con el consorcio de la familia Molina y la última de ella es una gigante: la suiza Nestlé.

Entender la política P369

Las condiciones laborales como las del trabajador que aparece en la foto provocaron el cierre de negocios por parte de multinacionales.

Fotos: Carlos Sebastián

Cuando visitamos la sede de Repsa después del ecocidio en Petén en 2015, aprendimos que en Sayaxché, la vida es poca vida. “Los pescadores estamos como caballos desbocados, sin riendas ni rumbo”, dijo uno al ser entrevistado sobre la mortandad de peces. Sin la posibilidad de salir a pescar para traer insumos a la casa, no tienen nada qué hacer. Nada. “Si viene cualquier día aquí a la casa, nos va a ver igual, sin hacer nada”.

Picops con las siglas HAME vigilaban a las comunidades y con quiénes hablaban sus habitantes. Así es la vida de los poblados a lo largo de esta parte del río La Pasión, de los vecinos de Repsa. Los que se quedaron sin agua y sin peces en 2015. Los nombres de los comunitarios que hablan contra la empresa no se pueden publicar porque temen represalias.

La presión de la empresa va más allá de sus comunidades. Cuando empezó a ser investigada por el ecocidio y una jueza ordenó el cierre temporal de sus operaciones, sus trabajadores rodearon el juzgado para intimidar a la jueza hasta que el caso fue detenido.

Así, pesado, es el aire que provoca el poder de Repsa en Petén.

Lea: Qué tiene que ver el boicot a Nutella y el ecocidio en Petén

Pero la tarde del martes 6 de febrero, Repsa no pudo impedir una sanción más grave para su reputación y su flujo de caja: la compañía multinacional de alimentos y bebidas, Nestlé, anunció a través de un comunicado que no comprará más aceite de palma africana a la Reforestadora de Palmas del Petén (Repsa), la empresa estandarte del Grupo HAME, que viene de las siglas de Hugo Molina Espinoza, su dueño y dueño de fincas de palma desde el Norte de Guatemala hasta el Sur de México.

Por qué fue la sanción de Nestlé

Nestlé expuso que ya estaba preocupada por las acusaciones de graves violaciones a los derechos laborales y ambientales por parte de Repsa, pero que lo que derramó el vaso fue la acusación penal de sobornos a funcionarios para temas de impuestos.

 

La palma (y sus tuberías) colindan con el río La Pasión.

Como en otros países, en Guatemala los exportadores pueden solicitar a la SAT que les devuelva el 12% de IVA que pagan en insumos para producir mercancías que exportarán. Es decir, una empresa que exporta café puede pedir que no se cobre el 12% de IVA que pagó en la compra de una máquina para enlatar el café. O una empresa de chocolates que importó el cacao de Nicaragua para exportarlo a México.

El problema, según el ICEFI (un instituto de investigación sobre impuestos con prestigio), es que este mecanismo tiene el problema que potencia el riesgo moral de algunos “exportadores” que reportan compras o ventas a proveedores ficticios, con el fin de pedir que el Estado les “devuelva el IVA que pagaron”, aunque haya sido por transacciones no realizados con empresas inexistentes.

Y REPSA parece haberse pasado de lista con el crédito fiscal.

El Ministerio Público y la CICIG acusan a la empresa de palma africana de usar los servicios de una estructura de traficantes de influencias que se dedicaban a agilizar las devoluciones de crédito fiscal por parte de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Hugo Alberto Molina Botrán y Juan Milton Molina Botrán, hijos de HAME, dueños y firmantes de cheques de la empresa, están acusados de haber pagado al exvicepresidenciable de la UNE Mario Leal Castillo y al tramitador de Tres Puertos Giovanni Marroquín para acelerar los procesos de devolución del crédito fiscal. El mecanismo que utilizaban era poner amparos para dar apariencia de legalidad a los trámites que apuraban las devoluciones fiscales.

“Los expedientes de Repsa fueron tramitados en un aproximado de 600 días, lo que podría considerarse rápido respecto a otros que ingresaron en las mismas fechas”, explicaron las autoridades.

A través de estas devoluciones agilizadas, Repsa cobró más de Q37 millones (US$5 millones) solo en el año 2013. Y por ese reintegro adelantado la compañía tuvo que pagar Q5.2 millones en sobornos para los operadores Mario Leal y Giovanni Marroquín.

Ante las acusaciones, Repsa respondió que las devoluciones fiscales de las que se les acusa les corresponden por ley y aseguran nunca haber pagado sobornos a ningún funcionario de SAT. Dicen estar en completa disposición de colaborar con el MP y CICIG, pero sus tres representantes acusados de cohecho activo y defraudación fiscal se encuentran prófugos.

Una victoria de los derechos de las comunidades

Desde el ecocidio ocurrido en el río La Pasión en junio de 2015, diversas organizaciones sociales crearon una campaña para dar a conocer los hallazgos en contra de Repsa.

El 24 de noviembre de 2017, la empresa estadounidense de comida Cargill Inc, suspendió actividades económicas con Repsa por denuncias de violaciones a Derechos Humanos y no cumplir las normas de producción de palma africana. Tiempo después de que Cargill terminara sus relaciones con Repsa, otra agroempresa importadora internacional de Singapur, Wilmar International Limited, también terminó sus negocios con la palmera.

De acuerdo con el director de la Coordinadora de ONG y Cooperativas de Guatemala (CONGCOOP), Helmer Velásquez, este tipo de sanciones representan un futuro con mejores prácticas con el ambiente, derechos laborales y el respeto a los derechos fundamentales como la alimentación y el acceso al agua potable. Explicó que estas reacciones por parte de grandes empresas multinacionales como Nestlé y Cargill es fruto de un esfuerzo multilateral de varias organizaciones guatemaltecas y de Estado Unidos.

– Ha sido un trabajo de 3 años que ha evolucionado de denuncias a consecuencias. Es una pequeña ruta que se ha marcado hacia el fin de la impunidad de las formas en las que produce la agroindustria en Guatemala, dijo Helmer Velásquez.

Repsa y el Estado de Guatemala

Esta alternativa de buscar que el mercado internacional actúe contra las violaciones a los derechos laborales, ambientales o la corrupción en temas tributarios o de financiamiento electoral en Guatemala es una práctica para algunas organizaciones de derechos humanos ante la hegemonía de algunas empresas en el país.

Repsa, con su empresa de aceite Olmeca, es un gigante en Guatemala. Y la palma tiene mucho peso en la política nacional, por su efecto en la vida de las comunidades en donde se establece y porque es un sector en el que han invertido algunas de las mayores corporaciones familiares del país.

En una investigación sobre el principal banco del país y su relación con la deuda pública, Nómada encontró algunos de los principales clientes del Banco Industrial son sus propios accionistas. En una declaración presentada ante la Comisión de la bolsa de Nueva York en 2015, el banco expuso que en ese entonces tenía créditos por casi US$53 millones con las empresas de palma africana de Federico Köng Vielman, directivo del BI.

La palmera del grupo HAME, y sus prácticas, les han hecho acreedores de pocos amigos públicos. Se encuentran asociados con la Gremial de Palma y la Cámara del Agro, pero ninguna de las dos agrupaciones respondió para defenderlos. Grepalma evitó hacer comentarios sobre Nestlé y Repsa y no fue posible localizar a alguien en la Cámara del Agro para que diera declaraciones*.

Para Helmer Velásquez, de Congcoop, las decisiones de las multinacionales confirman un punto.

– El mensaje es claro: hay una ausencia del Estado, que ignora las denuncias de las ONG y de los comunitarios sobre el acaparamiento de tierra, los problemas de agua y su impacto en la soberanía alimentaria. Ha quedado demostrado que las denuncias son verdaderas, que existen empresas agroindustriales que no cumplen con los requisitos y el Estado lo sabe, por lo que es cómplice.

 

* Esta precisión entre las respuestas de Grepalma y Camagro fue corregida y actualizada a las 12:00 del 8/2/18.

Nómada
/

En Nómada creemos en el futuro. Por eso hacemos periodismo de vanguardia. Buscamos la verdad. Con transparencia. Procurando la justicia.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

14

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Celeste Campeador /

    14/02/2018 3:50 PM

    Un ejemplo de como pagan el café de Guatemala, que esta considerado por muchos el mejor café del mundo. El precio del café lo fija la bolsa de Nueva York, o sea que Guatemala no tiene nada que ver. El precio del quintal de café esta como a US$100.00 o US$125.00, lo comercializan en los países industrializados esto incluye a Europa a US$2,000.00 o US$2,500.00 porque venden como a US$.5.00 u US$8.00 dólares la taza de café y nos venden sus carros incluyendo los europeos a US$40,000.00 precio en promedio de lo que se puede leer en los anuncios de la prensa. Los países industrializados tiene su agricultura subsidiada, eso incluye a los europeos, y venden sus productos industriales a los precios que ellos fijan.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      davide valentini /

      17/02/2018 10:25 AM

      Disculpe pero los datos que menciona nada tienen que ver con la realidad.
      En Italia una taza de café cuesta un Euro y no 5 dolares,un poco meno de lo que cuesta aquí.
      Despues sobre los desmanes de las bolsas de commodities podemos estar muy de acuerdo.
      En efecto si los trabajadores del café' o la palma tuvieran un sueldo suficiente para garantizarles una vida digna probablemente una libra tendría que costar por lo meno tres veces lo que cuesta.Pero esto es lo que la representación del mundo feliz del capitalismo no expone en sus medio de comunicacion de masa.Asi todos felices y sin culpas odiando los que buscan una solucion a sus vidas.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Harold Mora /

    14/02/2018 12:38 PM

    Buena tarde señores y señoras de Nomada, leyendo todo me deja dudas. Una es: ¿Por que hasta ahora esas grandes empresas transnacionales se dan cuenta? Lo que si tengo claro es que todo lo que aquí se vive y padece tiene origen en países desarrollados. Estos países --nosotros somos sus terrenos para la producción de su materia prima. Asi que si ellos de verdad quieren ayudarnos que nos compren la materia prima a precios justos con la condición que se respete y pague de manera justa al trabajador. Pues económicamente la plata circula y regresa a ellos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    09/02/2018 5:24 PM

    Porque borraste mi comentario, las divisas que generan los productos de exportación de Guatemala, no deben servir para capitalizar empresas alemanas que experimentan con MONOS Y HUMANOS. NO BORRES EL COMENTARIO.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    09/02/2018 5:22 PM

    Las divisas que generan los productos de exportación de Guatemala, no deben servir para capitalizar a empresas alemanas que experimentan con MONOS Y HUMANOS.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    09/02/2018 4:58 PM

    Porque borraste mi comentario, el gobierno de Guatemala debería prohibir la importación de todas las marcas involucradas con estos experimentos con MONOS Y HUMANOS, mientras el gobierno alemán exige las investigaciones a su industria. Lean que marcas alemanas hacen experimentos con MONOS Y HUMANOS.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    09/02/2018 4:52 PM

    Porque borraste mi comentario, lean en internet Prensa Libre en la sección de Economía, En el mundo, Escándalo sacude a fabricantes de autos alemanes por probar emisiones con monos y humanos. Muchos de los guatemaltecos compran estos carros alemanes que no saben nada de leyes y economía. El gobierno de Guatemala, debería prohibir su importación en tanto el gobierno alemán no investigue bien que sucedió.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    09/02/2018 4:48 PM

    Ya leyeron ahorita en internet Prensa Libre en la sección de Economía, En el mundo la noticia Escándalo sacude a fabricantes de autos alemanes por probar emisiones con monos y humanos. Son las marcas de los carros alemanes que tienen muchos guatemaltecos, que no saben nada de leyes y economía.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Dieter Hess /

    09/02/2018 12:45 PM

    Los "patrones" de la finca aún no han comprendido, que el feudalismo está terminando. Lamentable el caso de HAME.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pedro Ramirez /

    08/02/2018 2:24 PM

    El sector privado tiene incidencia en juntas directivas, comisiones y comités de 58 instituciones públicas (revise Plaza Pública), pueden usar la información ahí obtenida para decisiones estratégicas, pueden usar ese espacio para influir en políticas que les beneficien. Y aún así se dicen víctimas del sistema judicial (la palma, la mina) cuando a sabiendas tramitaron licencias sin todos los requisitos legales. Como guinda, el sector privado diseñó la SAT (al menos un exdecano de derecho de la UFM) y luego los libertarios despotrican contra la SAT, quién los entiende........ facepalm.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ernesto garay /

    08/02/2018 2:17 PM

    HDLP

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones