Arzú: Deje de envenenarnos con su odio

Durante décadas, muchos guatemaltecos y muchas guatemaltecas dieron sus vidas para que hoy podamos vivir en democracia. Una democracia en la que podemos expresarnos, cuestionarnos, investigarnos, votar y subir los estándares de la moral pública. Pero el alcalde Álvaro Arzú está amenazando esta convivencia democrática con tal de salvarse de ir a la cárcel. No hace falta, señor Arzú.

Actualidad Entender la política Opinión P258
Esta es una opinión

Arzú, quizás incapaz de controlarse a sí mismo, durante la conferencia en la que el MP y la CICIG pidieron el fin de su inmunidad, en octubre de 2017.

Foto: Carlos Sebastián

Veamos desde dónde viene todo esto.

Desde que tengo memoria, a la municipalidad de la Ciudad de Guatemala se le señala de ser súper opaca en la administración de fondos públicos por medio de fideicomisos. Y la CICIG y el MP encontraron que en efecto hay suficientes evidencias para acusarlo de corrupción en uno de esos fideicomisos.

Mientras la CICIG y el MP investigaban al capo de las cárceles, Byron Lima –un militar que fue seguridad presidencial de Arzú, que fue condenado por el asesinato de monseñor Gerardi y que en tiempos del PP se convirtió en el amo y señor de las cárceles–, encontraron conversaciones telefónicas y facturas que demostraban que uno de los clientes de Byron Lima era la Municipalidad de Guatemala. Que lo contrataron para imprimir propaganda del partido unionista para la reelección de Arzú. Y que además, la esposa de Byron Lima confesó que la habían contratado en una plaza fantasma en la Muni. A ella, a su mamá y a la esposa de otro condenado por el asesinato de Gereradi, el militar Obdulio Villanueva.

Desde que la CICIG y el MP acusaron a Arzú en octubre y pidieron el retiro de su inmunidad, Arzú ha empezado a pelear contra todo el mundo.

El expresidente y cinco veces alcalde es un señor que en marzo cumple 72 años. Digamos que mira el mundo con lentes del siglo pasado. Cincuenta de sus años los vivió en guerra y sin democracia plena. Probablemente a estas alturas de su edad, ante el miedo por las acusaciones en su contra, su instinto lo hace retroceder a su época de mayor gallardía y lucidez.

Pero Arzú podría defenderse de las acusaciones que le hacen.

Explicarnos a los ciudadanos por qué fondos públicos, nuestros, se usaron para imprimir propaganda de su partido. Explicarnos por qué contrató a la empresa de un criminal. Explicarnos por qué no transparenta todos los fondos públicos que administra.

Después de eso, Arzú podría incluso aportar a elevar los estándares de transparencia investigando a ‘sus opositores’ y acusarlos de corrupción. Eso se lo agradeceríamos los ciudadanos y la historia.

Podría, ahora que controla la Presidencia de la República y la del Congreso –vaya mérito, pues su partido apenas logró 1% en intención de voto presidencial y apenas logró 1 de 158 diputados–, ahora que controla el Gobierno y tiene una alianza mayoritaria en el Congreso, hacer que avance la agenda de transparencia. Podría fiscalizar a los corruptos funcionarios del Gobierno y del Congreso.

Podría demostrar su amor por Guatemala y competir por recuperar el cariño de los guatemaltecos haciendo que se use bien el presupuesto nacional, digamos, en las ‘remesas’ que ofrecía en campaña, el programa de transferencias monetarias condicionadas. O que funcione el Ministerio de Salud. O que funcionen al menos las carreteras.

Podría. Podría.

Pero no, don Arzú no quiere más transparencia y más democracia. No quiere hacer cosas por los ciudadanos ni por el supuesto amor que le profesa a Guatemala.

En vez de defenderse, acusar o transparentar, Arzú tiene una estrategia: el odio.

Se puso a azuzar a empresarios del siglo XX, a políticos de ignorancias wikipédicas y a militares jóvenes y viejos con discursos de odio.

A decir que los periodistas necesitamos que nos quiten las cabezas, que los que manifiestan contra la corrupción es porque no quieren a Guatemala, que los extranjeros nos quieren conquistar, que los militares tienen que frenar esto.

Podríamos considerarlas tonteras, patadas de ahogado. Pero el problema es que algunos corruptos (y algunos desprevenidos) están ávidos de odio y violencia para evitar la cárcel.

Para los corruptos es más fácil defenderse diciendo que quienes los acusan son comunistas o indeseables que deberían desaparecer de la faz de la tierra.

Para los corruptos siempre es más fácil frenar a los investigadores que enfrentar a un juez.

Pero como los investigadores (MP-CICIG) son los más populares de Guatemala de 2018 por trabajar para desmantelar el sistema de corrupción, ahora Arzú pretende hacernos creer que si queremos al MP y a la CICIG, en realidad no queremos a Guatemala.

Y no es cierto, es mucho más valiente y mucho más amor por Guatemala arriesgar la vida investigando y acusando a corruptos con poder –como Arzú– para que un día el Gobierno y el Congreso de Guatemala puedan trabajar por mejorar la vida de los ciudadanos, que ponerse una camiseta que dice “Yo amo Gua” y ser un corrupto.

El título original de este texto era una petición a Arzú que dejara de envenenar el debate con el discurso del odio. Pero no sé si él sea capaz de autocontrolarse.

Por dicha no se necesitan más de 20 personas para frenar el odio de esta banda de corruptos que lidera Arzú.

20 jueces pesquisidores, de Alto Impacto, de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte de Constitucionalidad pueden enviarlo a la cárcel mientras avanza el proceso en su contra, que tendrá investigaciones rigurosas de decenas de valientes integrantes del MP y la CICIG. Para que Arzú deje de poner en riesgo a 15 millones de guatemaltecos con este discurso de odio que puede transformarse rápido en violencia. Porque este movimiento genuino de ciudadanos e investigadores desde 2015 tiene como uno de los mayores méritos la no-violencia.

O quizás sólo se necesite que médicos profesionales del INACIF examinen a Arzú y nos digan que los delirios de guerra y odio del siglo pasado se deben a que nuestro septuagenario alcalde está senil y debería guardar prisión domiciliaria, como su admirado Ríos Montt.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

27

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Alejandro /

    01/03/2018 6:26 AM

    1. Estas denigrando a las personas mayores, q solo por tener mas edad dice que son retrógrados. Eso es tan falaz como que alguien diga q una mujer es menos productiva q un hombre por ser mujer. Vaya contradicciones las de este joven sin género definido. No le enseñaron a aprender de y a respetar a los mayores. Más retrogrado el “revolucionario fashionista” que tiene una ideologia que mató a más de 100millones de personas, más retrógrado el joven (ni tanto) que no aprende de la evidencia empírica y pone el re sentimiento antes q el sentido común
    2. Lo de las plazas fantasmas fue desmentido. No lo defiendo pero te pongo al tanto de las falacias en las que cae siendo un ciudadano.

    Así como habla de qué hay algunos desprevenidos que le creen a arzu, aquí habemos unos no tan desprevenidos q se dan cuenta de su intención de crear opiniones falsas a su conveniencia, como lo hizo con Sandra Torres, con quien tenía conversaciones y de ahí la traiciono por no dar fafa

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Blanca Castillo /

    21/02/2018 1:15 PM

    No debe creer que por ser del Siglo XX somos incapaces mentales. Al contrario, tenemos una vida de experiencia y vivencia que le hacen falta a algunos comentaristas, debe cuidar sus expresiones y no generalizar. La edad no significa demencia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Wilder López /

    19/02/2018 11:06 AM

    Pues este artículo impreme tanto odio como los discursos de Arzú lamentablemente que se puedan leer cosas así en nómada.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Armando del Cid /

    13/02/2018 9:38 AM

    Martin, su mensaje es coincidente con lo que la mayoría de guatemaltecos honrados tenemos.
    Gracias por tener la claridad y el valor para hablar por los que no tenemos voz.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Jcarlos /

    13/02/2018 9:21 AM

    Quisiera que el Se.Pellecer me conteste un par de preguntas por favor
    Cuantos años tiene ?
    Donde estudio
    Donde a vivió sus primeros 20 años.
    Después de esto le puedo contestar algo sobre lo que usted criticagracias.

    ¡Ay no!

    7

    ¡Nítido!

    Ronny Ciduentes /

    13/02/2018 8:58 AM

    Seguro que el nefasto netcentero de rodrigo polo ya prepara un video para defender a uno de sus amos, eso cree él y su grupúsculo de bobos fans, pero los guatemaltecos que estamos en contra de la corrupción e impunidad ya los conocemos y pronto quedaran sin chamba y en el bote...

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Bayron Diaz /

    13/02/2018 7:10 AM

    Contradictorio señora mamada... Este señor tiene varios periodos en la municipalidad los mismos capitalizanos ahí lo tienen. Que tenga carácter para desafiar a un colombiano que ya debiera estar en Colombia otra cosas es. Ánimo señor Arzu que mi pais está lleno de traicioneros.

    ¡Ay no!

    8

    ¡Nítido!

      Ronny Ciduentes /

      13/02/2018 9:00 AM

      Saludos rodriguito polo

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

    Byron Quezada /

    13/02/2018 1:05 AM

    No solo odia sino dicen que este, hoy hasta hace LOBBY, que lobby se puede hacer si la ley esta bien marcada. !Al MP llega una denuncia, este investiga y encuentra causas suficiente para que el sujeto sea investigado sin la protección de la inmunidad que el ofrece el puesto de confianza que el pueblo le dio. este sujeto es el alcalde, nada mas, simplemente el alcalde, nadie con mas privilegios que el hijo de la vecina, la constitución es clara, nadie puede estar por encima de la ley, aunque tu poder alcanse a manipular corruptos o an un ejército pagado por el pueblo, no por el sujeto en cuestión. Arzu no tiene poderes sobrenaturales como para que la jueza pesquisadora se preocupe de destruir su propia carrera judicial.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    12/02/2018 8:11 PM

    .
    .
    .
    SE TRAJO AL SUELO LA CARRERA POLÍTICA DE SU HIJO

    Está en nuestras manos no volverá a votar por ningún miembro de la familia Arzú.

    Ahora que siente la estocada de la justicia en el cuello, Alvaro Arzú se une al Pacto de Corruptos para que lo salven de la cárcel.

    Pero de esta no se salva y pasará a la historia como un político de larga duración, pero corrupto. Aunque su mayor dolor es el de haberse traído al suelo la carrera política de su hijo.

    Porque es de dudar que la gente vuelva a votar por el Partido Unionista, o cualquier cosa que brille como el oro de cero quilates.
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      IMorales /

      17/02/2018 9:27 PM

      _____Está en nuestras manos no volverá a votar por ningún miembro de la familia Arzú ____ pues allí esta el problema pues nuestra gente por una TAMAL o por los juegos NAVIDEÑOS en la PLAZA son capaces de venderse al mismísimo DIABLO !! (claro, se llama IGNORANCIA y OPORTUNISMO)

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Erick Sal /

    12/02/2018 5:55 PM

    La vieja excusa de que la corrupcion es cuestion de ideologia, la intervencion extranjera, golpe de estado blando, el estado de derecho y otras excusas que nos tratan de influenciar los medios de comunicacion afines a personajes cuestionados, mientras los corruptos saquean las arcas del estado. la cuidadania cada vez esta tomando mas conciencia de que necesitamos vivir en un pais mas justo donde se respenten las leyes, donde la corrupcion no es normal. El pacto de corruptos liderado por el clan Arzu, tarde o temprano los va alcanzar el brazo de la justicia.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones